x

Reforma Laboral: NM llama a empresariado a apoyar cambio constitucional

Aunque el senador Zaldívar indicó que “no había agua” para insistir en este camino, el senador RN, José García, decidió abrir un “poquito” la puerta para evitar una judicialización de las relaciones laborales.

(Pulso) Pese a las diferencias internas y a que el mismo senador Andrés Zaldívar (DC) puso en duda la viabilidad de presentar una reforma que otorgue algún grado de titularidad a los sindicatos, los parlamentarios de la Nueva Mayoría (NM) insistieron en la importancia de esta modificación. Es más, apelan directamente al sector empresarial recalcando que el fallo del Tribunal Constitucional (TC) abre más dudas que certezas.

Quienes han protagonizado el debate de este proyecto no leyeron las palabras de Zaldívar como una lápida, sino como un mensaje perentorio a los afectados por esta legislación. Cabe recordar que el parlamentario dijo el martes -tras reunirse con el ministro del Interior, Mario Fernández,- que la oposición le había notificado que no daría los votos para la titularidad. “O sea no hay posibilidad, hay que ser realista, necesitamos dos tercios. El Gobierno no puede presentarla si acaso no existe agua en la piscina, sería mandarse un costalazo que no corresponde”, remató.

Lejos de sentenciar la reforma constitucional, los parlamentarios de la NM convocaron a que el sector privado analice en profundidad el fallo del TC y observe que otorga un imperio tan amplio a los grupos negociadores que podría llevar al escenario de enfrentarse a negociaciones con pequeñas uniones de empleados.

“Acá debiera ocurrir que las propias organizaciones empresariales tomen conciencia que la aplicación del fallo producirá una incerteza jurídica muy grande, presionando a una judicialización extrema de las relaciones laborales”, indicó el diputado Matías Walker (DC), quien integra la comisión que redactará el texto de reforma.

Concretamente aludió a las ramas que conforman la Confederación de la Producción y del Comercio. “La CPC debería hacer un análisis más razonado del fallo y por responsabilidad ante el país, y por certeza jurídica, deberían aludir a los parlamentarios con lo que tienen más sintonía para que concurrieran a un acuerdo”.

Asimismo el integrante de la Comisión de Trabajo de la Cámara, diputado Tucapel Jiménez (PPD) aludió a la necesidad de otorgar un marco distinto a las negociaciones colectivas, “si todo queda como está no sólo es perjudicial para los trabajadores sino también para los empleadores. El fallo es tan aberrante que una empresa podría estar permanentemente llena de grupos negociadores con derecho a fuero y huelga, el peor de los mundos”.

Resalta que el Gobierno debe insistir en el camino de la reforma a pesar de que no tenga garantías de su aprobación. “La derecha no se ha dado cuenta del alcance del fallo por propinar un triunfo político; pero sé de varios empresarios que ya están preocupados”, acotó.

En la misma línea se manifestó la presidenta de la DC, senadora Carolina Goic, al manifestar que debe establecerse la preeminencia de los sindicatos para negociar ciertos aspectos: “la derecha tiene que entender que tal cual está la ley tras el fallo del TC genera un conjunto de problemas y un escenario muy complejo para las relaciones laborales”.

También la presidenta del PS, Isabel Allende, afirmó que el Gobierno debe buscar una salida para reponer la titularidad en la negociación colectiva: “Creo que siempre hay salidas, hay que estudiarla, si no es la reforma constitucional puede ser el veto, nada está descartado nada está aún acordado. Vamos a esperar al ministro del interior”.

En la otra vereda, el senador José García Ruminot (RN) admitió que tal como está el proyecto se podría aumentar la judicialización de las relaciones laborales, “entiendo que tras el fallo hay situaciones jurídicas que van a quedar muy sujetas a la decisión de tribunales, lo que conlleva un riesgo significativo. Eso no es deseable porque mientras más claras sean las reglas del juego es mejor para todos”.

Y en ese sentido no dio la misma respuesta que el senador Zaldívar había recibido de parte de su sector: “Todos los actores políticos debemos estar disponibles siempre. No quiero cerrar puertas, mi opinión personal es que la claridad en las normas laborales tiene un enorme valor y hay que explorar los caminos que conduzcan a ello”.

Comentarios

Conectate con