x

Corbo no vislumbra repunte de la actividad económica chilena en el corto plazo

Los impulsos debieran enfocarse a mejorar las alicaídas expectativas y destrabar inversiones, especialmente en infraestructura, señala.

(El Mercurio) El persistente deterioro de la confianza de consumidores y empresarios, que completa dos años de disminuciones y un acotado espacio fiscal y monetario, junto a un escenario externo más adverso, no permiten vislumbrar un repunte en la actividad económica a corto plazo, sostiene Vittorio Corbo, investigador asociado del CEP, en su presentación del momento económico internacional y nacional publicado por la institución.

El ex presidente del Banco Central ve poco probable nuevas alzas de tasas en el corto plazo. Ello, debido a una combinación de perspectivas de una convergencia más rápida de la inflación hacia la meta de 3%; expectativas de inflación a la baja; apreciación del peso; crecimiento debajo del potencial, y un importante y generalizado deterioro del mercado laboral.

Su escenario central para 2016 es un crecimiento del PIB entre 1% y 2% y una inflación entre 3% y 3,5%. Para 2017 proyecta un crecimiento económico de entre 1,5% y 2,5%, y la inflación en torno a 3%.

«Se espera que el consumo privado no repunte y se mantenga débil, mientras las expectativas se mantengan deprimidas y el mercado laboral se siga deteriorando», señala.

Prevé que la inversión seguirá afectada por el débil ciclo económico, expectativas empresariales negativas y la persistente incertidumbre asociada a las reformas impulsadas por el Ejecutivo. «La menor expansión de la inversión pública e inmobiliaria, sumada al bajo dinamismo de la inversión minera, limitará su expansión a lo largo del año», agrega.

De acuerdo al reporte, las exportaciones en dólares ajustadas por estacionalidad reducen su contracción, con una caída de 10,4% en términos anuales en el período febrero-abril. En el primer trimestre, los embarques con destino a mercados de Asia retrocedieron 11,4% y hacia América cayeron 11,7% anual.

Las importaciones ajustadas por estacionalidad caen 8,4% anual en dicho período, aminorando su caída debido al mejor comportamiento de las importaciones de bienes de capital ajustadas por estacionalidad que aumentaron un 8,8% en el trimestre móvil terminado en abril. Las importaciones de bienes de consumo y bienes intermedios se contraen.

El pronóstico de Corbo es que las exportaciones seguirán débiles debido al menor crecimiento mundial, bajos precios de commodities y apreciación del tipo de cambio real.

El análisis también consigna signos de deterioro en el mercado laboral, con un aumento del desempleo e incremento del empleo por cuenta propia, en tanto que la masa salarial presenta una significativa desaceleración en su crecimiento.

En el plano externo, el informe da cuenta de una leve desaceleración en el crecimiento mundial, principalmente por un menor dinamismo en Estados Unidos y Japón, mientras que la zona euro registra una recuperación de su actividad. En el mundo emergente se diluyen las señales de desaceleración en China y el crecimiento en América Latina se ajusta a la baja. Las proyecciones apuntan a un crecimiento de la economía mundial en torno a 3,1% en 2016, aunque Corbo advierte que los riesgos se mantienen sesgados a la baja.

Perspectivas de crecimiento, que no son favorables para la economía chilena, obligan a buscar otros impulsos, dice Corbo. Estos debieran enfocarse a mejorar las expectativa y destrabar inversiones, especialmente en infraestructura. Considera que el crecimiento y la productividad que están en la agenda del gobierno, gracias a la Comisión Nacional de Productividad y a la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), son «una gran oportunidad para mejorar las expectativas, dado que el tema de la productividad une bajo un propósito común».

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]