Segunda mayor faena de los Luksic aplica plan para reducir 30% costos de operación

“Por las condiciones de la mina no podríamos llegar al primer cuartil de costos, pero nuestro objetivo es posicionarnos en el segundo cuartil”, explica el gerente general, André Sougarret.

(Diario Financiero) Minera Centinela, la segunda mayor faena del grupo Luksic a través de Antofagasta Minerals, profundizará su plan de optimización de costos. La compañía, que nació a mediados de 2014 con la fusión de Esperanza y El Tesoro, espera alcanzar un cash cost de US$ 1,30 la libra de cobre, una disminución de 30% respecto al US$ 1,85 la libra con que cerraron 2015.

El gerente general de Minera Centinela, André Sougarret, comenta que están mirando la compañía como una sola, eliminando las duplicidades en la estructura administrativa de las dos faenas que fusionaron y además están mejorando el plan minero para hacer más eficiente la explotación.

El ejecutivo comenta que estas mejoras son esenciales para Centinela, considerando que las leyes del mineral son menores al promedio de la industria en el país. “Por las condiciones de la mina no podríamos llegar al primer cuartil de costos de la industria, pero sí nuestro objetivo es posicionarnos en el segundo cuartil. Hoy estamos entre el segundo y tercer cuartil”, sostiene.

Para este año, el plan de ahorro presupuestado es de US$ 60,4 millones, la mitad de lo conseguido el ejercicio anterior porque, dice Sougarret, dado que es más difícil al ya estar internalizados muchos ahorros de la integración, como también la disminución del combustible y tipo de cambio.

El monto de reducción de costos propuesto equivale al 38% del objetivo trazado por Antofagasta Minerals de US$ 160 millones.

Las claves para alcanzar la meta, dice Sougarret, es el aumento de la productividad, renegociación de contratos y eficiencia energética.

En octubre del año pasado Centinela desvinculó a 110 personas, equivalente al 5% de la dotación. Sougarret comenta que para este año no tienen previsto nuevos recortes, aunque dijo que tampoco se puede descartar.

Proyectos clave

Durante el tercer trimestre de este año Centinela iniciará la operación de dos proyectos clave: la planta de molibdeno y la mina Encuentro Óxidos. Estas iniciativas fueron ralentizadas ante el escenario del precio del cobre, ya que estaba contemplada la finalización de los trabajos este año.

Sougarret comentó que la inversión de estas iniciativas es de US$ 725 millones. Encuentro Óxidos iniciaría su operación en agosto del año próximo, mientras que la recuperadora de molibdeno lo haría el mes siguiente.

“Éstas son las últimas fechas, y que consideran una baja en la velocidad de avance de los proyectos, lo que hemos llamado etapa de ralentización, nos hemos ido a una velocidad más lenta, esperando por un lado mejores condiciones de mercado, pero por otro lado, cuidando la caja”, explicó.

Luego agregó que “lo importante es que los proyectos se siguen desarrollando y no los hemos paralizado como ha sido la estrategia de otras compañías mineras”.

Explicó que estos proyectos podrían profundizar la reducción de su C1 al 2017, en especial con la recuperación de molibdeno. “Si bien ha bajado el precio del molibdeno, igual nos ayudará como un subproducto para mejorar la competitividad en el largo plazo”, dijo.

Doblar producción

En 2015 Centinela produjo 221 mil toneladas de cobre, pero el objetivo es que al 2024 crezca hasta las 400 mil toneladas, lo que la equipararía con Pelambres, la principal faena de AMSA.

Para eso la firma tramita el proyecto Desarrollo Minera Centinela (DMC), donde espera recibir la aprobación por parte de la autoridad durante este año. Actualmente la compañía trabaja en la ingeniería.

A su vez, la autorización de la inversión está proyectada para fines del 2017. El desembolso estimado es de US$ 2.700 millones en una primera etapa y US$ 1.600 millones en la segunda.

Comentarios

Conectate con