(El Mercurio) Este año, Diego Hernández estaría evaluando dejar la presidencia ejecutiva de Antofagasta Plc para enfocarse más en temas gremiales, aseguran sus cercanos. Consultado al respecto, el ejecutivo señaló que no era efectivo: “Tengo todavía muchos desafíos en Antofagasta Plc”, dijo.

Actual presidente ejecutivo del holding del grupo Luksic, se desempeñó anteriormente entre agosto de 2012 y septiembre de 2014 como presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, el brazo minero de Antofagasta Plc.

Hernández tiene una vasta experiencia en el sector. Antes de unirse al grupo Luksic, fue presidente ejecutivo de Codelco entre 2010 y 2012, presidente de la unidad de metales de BHP Billiton, director ejecutivo de Vale, y CEO de Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi. Anteriormente, fue el gerente general de Empresa Minera de Mantos Blancos y trabajó también en Anglo American y Río Tinto en Brasil.

Ingeniero civil en minas de la Universidad de Chile, tiene 67 años. Entre 2000 y 2001 fue presidente del Consejo Minero y actualmente es vicepresidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami).

Fuentes comentan que estaría buscando salir de cargos ejecutivos y evaluaría apoyar al sector en cargos gremiales, posiblemente en la Sonami -que representa a la gran, mediana y pequeña minería- o en el Consejo Minero, que es la voz de las grandes empresas del rubro.

Mirada global a un momento desafiante

La industria minera no está viviendo tiempos fáciles. El cobre en el último año registró una caída drástica. Esto no habría sido problema hace diez años, pero hoy el escenario es más complejo, pues los costos de producción de la industria han escalado de forma importante -tanto por el encarecimiento de la fuerza laboral, de la energía, o del agua-, los yacimientos muestran desgastes importantes en sus leyes de mineral -o tonelada extraída por roca removida-, y la productividad de los trabajadores ha caído 50% en la última década.

Esto ha hecho que la industria se replantee su forma de operar y esté implementando importantes reducciones de costos y planes para aumentar la productividad, cuando gran parte de las inversiones están paralizadas.

Hay actores que comentan que Hernández sería un aporte desde un puesto que tenga una mirada más global del rubro.