x

SQM planea invertir US$230 millones en Orcoma, su primer proyecto greenfield en casi 20 años

Minera ingresó a trámite ambiental la iniciativa, que contempla la habilitación de un yacimiento de yoduro, yodo y sales ricas y sus respectivas plantas. El plan es iniciar las obras entre dos a tres años.

(Pulso) Tras cerca de dos décadas sin que la minera no metálica SQM concretara algún proyecto greenfield -desde 1997-, hoy avanza en el desarrollo de una mina de yoduro, yodo y sales ricas denominada Orcoma.

La iniciativa tiene por objeto la extracción de caliche y la producción de yoduro, yodo y sales ricas en nitrato mediante un proceso de lixiviación del mineral y es el primer proyecto greenfield de SQM desde la inauguración de Nueva Victoria en 18 años.

Con él, la minera espera una producción de 2.500 toneladas por año de yodo y 320.325 toneladas por año de sales ricas en nitratos, a partir de la extracción y procesamiento de 11 millones de toneladas por año de caliche.

Según explicó a PULSO el gerente de desarrollo y planificación de SQM, Pablo Altimiras, la producción de yodo abastecerá al mercado global y contempla usos relacionados con la salud y nutrición, aplicaciones industriales y tecnológicas. En tanto, las sales de nitratos serán procesadas para producir nutrientes vegetales de especialidad.

“De concretarse, este proyecto implicaría un aumento significativo en nuestra capacidad de producción efectiva actual”, dijo.

El proyecto -con una inversión cercana a US$230 millones- se ubicará en Huara, región de Tarapacá, donde SQM ya cuenta con las concesiones mineras.

Este lugar permitirá además, minimizar la distancia de la aducción y optimizar el trazado desde el punto de vista hidráulico, servidumbres de pasos y cruce con infraestructura existente. Esto, porque incluye la utilización agua de mar extraída desde un sector ubicado al norte de Caleta Buena.

Orcoma -que está recién iniciando su tramitación ambiental- inició la socialización con la autoridad a mediados de año, proceso que fue liderado por el gerente de sustentabilidad en SQM, Pablo Pisani.

En la minera no metálica esperan que esté operativo a más tardar el 2018.

Desde la empresa indican que este no es la única alternativa de este tipo, pero sí la más avanzada.

“La compañía administra otras alternativas, pues naturalmente debe estar en una búsqueda permanente de proyectos de bajo costo para incrementar la producción de largo plazo. Sin embargo, ninguna de estas posibilidades está en una etapa de avance que permita entregar mayores antecedentes”, indicó Altimiras.

Orcoma se presenta tras el anuncio en septiembre del cierre de una de sus principales plantas de yodo: Pedro de Valdivia, ubicada en la Región de Antofagasta. La faena Pedro de Valdivia, era la más antigua en operaciones de SQM y era operada bajo el método Guggenheim, que data de comienzos del siglo pasado y que todavía era ocupado.

SQM tiene el 26% de la participación de mercado de yodo y aporta cerca del 16% del beneficio bruto de la compañía, mientras que en la línea de nutrientes de vegetales la empresa lidera el mercado con un 46% de la participación, contribuyendo al beneficio bruto en un 31%.

Los planes de SQM

En medio de la caída de los commodities -que ha impactado directamente en algunas de las líneas de negocio de la empresa, particularmente en yodo y fertilizantes-, la minera no metálica ha optado por presionar a sus competidores por medio del aumento de producción. Este es el caso de su línea de yodo, donde al tercer trimestre alcanzaron 7.000 toneladas, un crecimiento cercano al 4% en relación a lo reportado el mismo periodo del año pasado.

Para 2015 esperan totalizar volúmenes de ventas cercanas a 9.300 toneladas. “Continuaremos con nuestra estrategia de volúmenes en el 2016, y como resultado deberíamos ver nuestros volúmenes crecer nuevamente el próximo año”, informó la empresa en noviembre.

Comentarios

Conectate con