x

Los escollos de Potash Corp. para lograr el control en SQM

Canadiense tiene el 32% de la propiedad.

(El Mercurio) Más agraz que dulce ha sido la relación de Potash Corporation of Saskatchewan (PCS) con Julio Ponce desde que esta empresa canadiense ingresó a SQM. Por eso, y aunque es la candidata natural para quedarse con el control de la minera no metálica -son los mayores accionistas, llevan en la empresa más de 14 años y son actores globales que saben del negocio-, en la canadiense dudan que el controlador de SQM y las Cascadas opte inicialmente por ellos si es que finalmente vende su participación.

Los estatutos de SQM establecen un límite de 37,5% para ejercer los derechos políticos (es decir, elegir directores) tanto en las series A y B en SQM. Y también señalan que nadie puede tener más de 32% de la propiedad. Así, el control que ejerce Ponce no es por su mayoría accionaria, sino porque tiene más directores afines y elegidos con sus votos.

Eso explica las peleas de alto calibre que se han dado en el directorio de SQM y que hoy podrían transformarse en un escollo para que PCS tome el control de esta firma. La última fue en marzo, cuando los directores elegidos por PCS, José María Eyzaguirre, socio de Claro & Cía; Wayne Brownlee, y Alejandro Montero, de BTG Pactual, renunciaron debido a que no estuvieron de acuerdo con que la minera no entregara en una primera instancia datos contables sobre pagos irregulares a políticos, solicitados por el fiscal nacional, Sabas Chahuán. El resto del directorio argumentó que estaba recabando los datos para informar sin error. Después la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) formuló cargos contra parte del directorio.
Otro problema ocurrió hace 10 años, cuando PCS compró la participación de Israel Chemical en SQM (8,3% de las acciones) y rompió el entonces virtual empate accionario que había con Ponce. Representando a PCS, Eyzaguirre intentó sin éxito modificar los complejos estatutos y fusionar las dos series accionarias. En ese entonces, los minoritarios (AFPs y bancos de inversión) se alinearon con Ponce.

Con esta historia, ¿Potash le compraría a Ponce? “Depende”, sostienen conocedores de la canadiense. “Si es en Pampa Calichera, no, porque heredaría la compleja estructura de las Cascadas y los problemas con los minoritarios”, dice un profesional cercano al proceso. “Pero a los canadienses sí les interesa controlar SQM”, sostiene un director de la minera.

PCS intentó en 2007 hacerse del control de la minera chilena. Entonces lanzó una Oferta Pública de Acciones (OPA) por el 7,006% de SQM, con lo que superaba por décimas a Ponce como mayor accionista (en esos años tenía con todas sus sociedades el 30,2%). Ponce hizo otra jugada: se alió con la japonesa Kowa, que le dio la “llave” de la compañía no metálica.

Comentarios

Conectate con