x

Sergio Jarpa: “Pensamos de manera equivocada que sería más fácil lidiar con los contratistas que con el personal propio”

Uno de los ejecutivos mineros más experimentados, integra el foro de discusión Voces Mineras, que se lanza oficialmente hoy. Señala que la minería debe invertir y que lo que pasa hoy es consecuencia de lo que se dejó de hacer hace algunos años.

(Pulso) Treinta años de experiencia en minería acumula Sergio Jarpa, actual gerente técnico de Marubeni LP y ex vicepresidente de Codelco Norte, entre otros cargos. Como voz autorizada, es uno de los convocados al foro de discusión Voces Mineras, que se lanza oficialmente esta tarde en la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile y que busca ser un espacio para dar visibilidad a la industria.

Jarpa plantea que la minería debe invertir y critica a aquellos que insisten en una renacionalización del cobre. “Ese es un mensaje que hay que transmitir. Chile tiene una combinación virtuosa de una empresa estatal como Codelco, que podemos calificar como exitosa, y el aporte de la minería privada por la vía de los impuestos. Eso ha sido positivo. Y cuando se habla de renacionalizar, hay que entender que la minería es una actividad de alto riesgo que requiere mucha inversión. Si hoy Codelco tiene problemas para financiar sus proyectos ¿cómo financiaríamos los proyectos que requiere la minería privada? Es fácil encontrar la mesa servida, pero ya tuvimos experiencias dificultosas cuando se nacionalizó el cobre”, asegura.

¿Cuál es la responsabilidad de las empresas?

Nosotros hacemos congresos y estamos los mismos. Es fácil aplaudirnos entre nosotros. Pero debemos mirar por la ventana hacia afuera. Hay encuestas recientes que muestran que en Chile la apreciación de la minería es buena como actividad económica o aporte, pero si preguntamos casa por casa si siente los beneficios de la minería la respuesta es negativa. Tenemos que detenernos a pensar ¿qué estamos haciendo mal? La gente no quiere proyectos mineros ni energéticos cerca. No queremos Pascua Lama, nada. ¿Y de dónde va a venir la energía y los ingresos provenientes de la minería?

¿Cómo ve el momento actual de la actividad?

La industria minera y también la energética deben tener una mirada de largo plazo. Lo que está ocurriendo hoy con ambos es resultado de lo que hicimos mal o dejamos de hacer hace tres, cuatro o cinco años atrás. Y lo que hagamos mal ahora o no hagamos va a impactar hacia adelante. Si hoy el cobre está bajo, hay que considerarlo como elemento, pero los proyectos mineros tardan cinco o seis años, y a mediano y largo plazo la perspectiva de precios de cobre sigue siendo positiva. La mayoría de los expertos de mercado pronostican que vamos a tener un escenario de precios bajos dos o tres años pero después, como muchos proyectos están detenidos y la demanda sigue creciendo y no hay más proyectos, todos proyectan que a partir de 2018 y 2019 se va a producir un déficit y entonces el precio del cobre debiera repuntar. Por tanto, una política de mediano y largo lazo diría que deberíamos invertir para cuando el precio reporte.

Pero eso choca con una estrechez de financiamiento y en particular en Codelco, que no puede reinvertir sus excedentes y que tiene una capacidad acotada de deuda.

Cuando la gente habla de privatizar toda la minería hay que mirar esa restricción que tiene Codelco. Una de las principales trabas de Codelco es que tiene presupuestos anuales. Por lo tanto si la minería es una actividad de largo plazo, ¿cómo se proyecta si no sabe si va a tener financiamiento?

Pero más allá de eso, quizás también sea un problema de dependencia al ciclo político…

Eso se pretendió superar cuando se estableció el nuevo gobierno corporativo y donde se contemplaba la elección de directores en forma alternada y con un mecanismo bien definido. Pero ese mecanismo no elimina ni contrarresta la influencia que tiene el Gobierno de turno y la práctica ha demostrado que incluso dentro de un mismo gobierno se cambia el presidente ejecutivo, a los altos ejecutivos y por lo tanto también las decisiones. Eso no es bueno.

Hay un problema con la subcontratación. Siendo del Estado, ¿Codelco no debería dar el ejemplo?

La tercer a vez que estuve en Codelco fue entre 2003 y 2010. Llegué como gerente de mina en Codelco norte, luego gerente de producción y finalmente vicepresidente de la división. A partir de 2004 y 2005, aumentó drásticamente el número de contratistas en Codelco, por dos motivos. Primero porque había que hacer proyectos y los proyectos se hacen con contratistas. Pero también empezaron a aparecer empresas que ofrecían servicios anexos y algunas veces directamente relacionadas con funciones productivas. Entonces pensamos equivocadamente que iba a ser más fácil lidiar con contratistas que con nuestro propio personal. El transcurso de los años nos demostró que nuestra visión era equivocada. Y lo más probable es que se nos haya pasado la mano con eso. Luego viene el primer conflicto en 2007 con incendio de buses, etc. En el norte, y de eso me hago responsable, fuimos un poco más proactivos, tuvimos diálogo con los contratistas y pudimos de alguna manera enfrentar mejor esa situación. Pero ahora se vuelve a producir lo mismo. Es un tema difícil de resolver, sobre todo en un escenario tan deprimido como el actual.

Hace poco el presidente ejecutivo dijo que Salvador funciona porque da empleo a seis mil personas. ¿Eso demuestra que Codelco no tiene autonomía?

No tiene autonomía política. Pero sí tiene autonomía laboral y las leyes son las mismas. Pero como Codelco es una empresa de todos los chilenos, todo el mundo se atreve a opinar.

¿En qué está Marubeni? ¿Cómo ve a Chile?

Marubeni como otros consorcios japoneses, confía en Chile. Esa confianza se traduce en que hoy día todas las grandes empresas mineras que operan en Chile, incluido Codelco, tienen socios japoneses. No hay ninguna que no lo tenga. Las empresas japonesas confían en Chile, en su potencial y en su gente, y por eso invierten. Los japoneses confían y se asocian con empresas que les dan confianza en su capacidad de gestión. BHP Billiton, Codelco, Antofagasta Minerals. Todas. Esa es una estrategia.

¿Se mantiene el interés en invertir pese al ruido interno?

Las empresas siguen invirtiendo en Chile y eso es un signo de confianza.

Comentarios

Conectate con