x

Industria minera chilena cumple dos años sin hallar nuevos yacimientos

Tanto en el Gobierno como en la industria plantean que los grandes hallazgos, como Escondida o Pelambres, ya fueron hechos y que la tarea debe ser ampliar las reservas de los actuales yacimientos, o bien, centrarse en minas más pequeñas, de menor ley y distinta escala. ¿La razón? El país ya está suficientemente explorado, lo que podría llevar los recursos destinados a este fin a otros países.

(Pulso) El período 2013-2014 marcó un hito para la industria minera nacional. No se trata del precio, tampoco de un récord de producción. En ese lapso no hubo un sólo descubrimiento de un nuevo yacimiento minero.

Según un reporte de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), en base a datos de la consultora internacional SNL Mining & Metals, esto se relaciona principalmente con el hecho de que Chile es un distrito minero suficientemente explotado, por lo que no se ve mayor espacio para descubrir grandes yacimientos como los que sí fueron hallados durante la década de los 90, entre los que se cuentan Gaby, Esperanza Sur, Ministro Hales, Escondida Norte o Collahuasi, o más recientemente Pampa Escondida, Cerro Negro Norte y Copa Sur, entre otros.

“Los grandes depósitos de cobre ya fueron descubiertos. La tendencia ahora es a descubrir menores yacimientos. Se trata de proyectos atractivos, pero fuera del foco de la gran minería”, sostiene el reporte de la agencia estatal dependiente del ministerio de Minería.

Esta es una de las razones que explica el descenso marcado que muestra el gasto en exploración en Chile en los últimos años. En 2013, Chile recibió el 6% del total de recursos destinados por la industria para este fin, muy por detrás de Australia (13%) y Canadá (13%) e incluso menos que Estados Unidos, que recibió el 7% del total. Al nivel de Chile figuran países como México (6%), Perú y Rusia, ambos con el 5% del total.

Pese a que el gasto es menor, según un informe de 2014 de SNL Metals & Mining, Chile sigue siendo prioritario entre las empresas mineras a la hora de enfocar sus esfuerzos de exploración. Según una encuesta, hecha por la consultora, el 19% de las empresas tenía a Chile entre sus prioridades para explorar. Sin embargo, entre 2012 y 2014 sólo el 2% de las empresas efectivamente hizo perforaciones en el país, mientras que en Canadá lo hizo el 21% y en Australia, el 19%.

Este escenario, a juicio de Cochilco, abre una oportunidad atractiva para las empresas de mediana minería, pues las grandes no tienen mayor interés en desarrollar este tipo de proyectos ya que su foco es desarrollar minas de sobre 50 mil toneladas de cobre anual, rango en el que no calzan los últimos hallazgos.

“Existe espacio para que la Mediana Minería crezca a través de explotación de yacimientos no atractivos para la Gran Minería, o bien por medio de exploración propia como lo llevan a cabo importantes compañías nacionales”, dijo en una reciente presentación el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Sergio Hernández.

Reserva comercial

Más allá de esto, en el Gobierno plantean que sí ha habido algunos hallazgos, pero que éstos se mantienen en reserva por temas de competencia. La ministra de Minería, Aurora Williams, reconoce que Chile captura el 6% del gasto en exploración a nivel mundial pero dice que se está haciendo un trabajo importante en esta línea.

“En materia de exploración hay un trabajo importante. Chile captura aproximadamente el 6% de la inversión en exploración en el mundo y estamos en los primeros lugares de exploración por la riqueza geológica del país. Y quisiera señalar que sí se han producido hallazgos, pero que éstos están en la reserva de las empresas que se realizan por aspectos comerciales”, señala la autoridad.

“Hemos visto que sí ha habido y que en algún momento se van a dar a conocer tanto por parte de empresas exploradoras como explotadoras que puedan visibilizar estos hallazgos. Insistimos que hoy día puede haber mayor reserva al respecto, porque las condiciones pueden ser distintas, hay mayor competencia, etc. Y por lo tanto no podemos comentarlo”, añade Williams.

“Es una pésima noticia que lamentablemente se ha venido anunciando hace más de dos años, porque la actividad minera se está ralentizando y se está paralizando fruto de algunos factores externos, de ajustes de costos indispensables, los cuales habían crecido rápidamente por el período de buenos precios de los commodities”, agrega Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero.

En su opinión, esto es un fenómeno que afecta a todo el mundo, en el que ha habido una contracción en la inversión, pero que en particular en Chile se ha visto agudizado, por diferentes razones.

“En Chile se ha hecho cada vez más difícil desarrollar minería, entonces ahí tenemos un desafío país, que involucra a la industria, a la sociedad civil y al Gobierno. Ahí estamos un poquito al debe porque no hemos podido solucionar con la debida rapidez esos problemas y lo que tenemos son paralizaciones de proyectos o niveles de incertidumbre que llevan a que grandes inversiones no se atrevan a iniciar”, complementa.

Finalmente, expone que “el período de obtención de permisos es incierto y además, una vez que se obtiene, la incertidumbre de su validez o certeza jurídica también es importante”.

Comentarios

Conectate con