(El Mercurio) La devaluación del yuan llevada a cabo por China sugiere que las condiciones económicas mundiales han tomado un giro para lo peor, creando más presión a la baja para los mercados de materias primas, dijo Goldman Sachs.

“La devaluación del yuan ha sido importante para los mercados de materias primas y creemos que sugiere que las condiciones macroeconómicas globales han cambiado”, declaró ayer el banco de inversiones estadounidense en una nota a clientes.

“Incluso China ahora se ha unido a la espiral de reacciones adversas que se está produciendo entre la deflación de las materias primas, el crecimiento y las tendencias de desapalancamiento… (y) creemos que los efectos sobre el mercado de las materias primas son bajistas”, agregó.

La entidad dijo que ve una presión determinada a la baja sobre los precios del aluminio y del acero.

“Una débil paridad dólar/yuan podía llevar a que los márgenes de los exportadores de materias primas chinas mejoren y permitir que los productores comiencen a ponerse al día con otros productores de los mercados emergentes, que ya se han beneficiado de la depreciación cambiaria”, dijo Goldman.

“Esto podría impulsar la oferta de materias primas que tienen grandes exportaciones, una alta proporción de costos en yuanes, y donde los productores ya no están muy por encima del costo marginal en las curvas de suministro globales (predominantemente el aluminio, y en un grado menor el acero)”, agregó.

Cobre al alza

En este nuevo panorama el precio del cobre registró una apreciación de un 0,4% esta semana, cerrando el viernes en US$ 2,34 por libra, frente a los US$ 2,32 del viernes pasado, informó la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco).

Según el organismo estatal, la cotización del metal rojo mostró una fuerte estabilidad durante la semana, a pesar de la devaluación del yuan.

Sin embargo, por esa situación se prevén menores importaciones de cobre por parte de China, uno de los más grandes compradores de ese metal del mundo, debilitando las perspectivas de precios.

Asimismo, el precio del cobre puede verse afectado en las próximas semanas si el banco central estadounidense opta por iniciar el proceso de normalización monetaria en septiembre próximo, mediante el alza a las tasas de interés, tras las positivas cifras del mercado laboral, las ventas minoristas y la inflación.