x

Contratistas se toman planta de óxidos y Codelco detiene faenas en mina Hales

Empresa tuvo que retirar a sus funcionarios después de que grupos de manifestantes , que ocupan ilegalmente zonas de la mina, ingresaran al rajo y a la única sección activa del yacimiento. En esa área quedó solo personal de vigilancia. 

(El Mercurio) La división Ministro Hales de Codelco, en Calama, tuvo que suspender durante todo el día del viernes sus faenas productivas, ante el ingreso de un grupo de manifestantes en el rajo y en la planta de óxidos del yacimiento, en el marco de la toma ilegal que, por quinto día consecutivo, realizan trabajadores contratistas de empresas externas. Ante los riesgos, la minera estatal optó por paralizar las únicas operaciones activas.

La planta de óxidos se encuentra ubicada a 6 kilómetros de distancia de la base de la toma ilegal (gerencia de operaciones e ingreso principal) y a 300 metros del acceso norte de la mina, por el que los funcionarios de planta y maquinaria han logrado ingresar -bajo resguardo policial- para reanudar la extracción de mineral.

Cerca de 80 trabajadores, muchos de ellos a rostro cubierto, se mantenían anoche en el acceso principal a la mina, con cambios de turnos planificados cada 24 horas para restringir el ingreso e impedir las faenas. Al cierre de esta edición, los trabajadores contratistas estaban reunidos en la toma para evaluar su movilización en la mina Hales.

Tal como hicieron en los últimos días, cerca de las 9:00 de la mañana del vierrnes, unos veinte manifestantes contratistas marcharon hacia el rajo de la mina, pero esta vez se dirigieron a la planta de óxidos, donde funcionan correas transportadoras y chancadores, con el fin de detener las operaciones. Allí, el 4 de agosto pasado, los ocupantes destruyeron una correa transportadora de cobre fino, cuyo costo de reparación asciende a 15 mil dólares. Por ello, Codelco interpuso una querella por sabotaje.

Tras estos hechos, fueron evacuados alrededor de 50 trabajadores de la minera estatal, que salieron en autos particulares, camionetas y microbuses de Codelco. En la mina quedó solo personal de vigilancia.El desplazamiento de los contratistas ocupantes fue seguido con un dron. Fue la única opción que tuvo Codelco para mantener vigilancia sobre la zona productiva, luego de que el jueves los manifesatantes cortaran el sistema de televigilancia integrado por cinco cámaras de seguridad. La compañía espera poder usar estas imágenes para apoyar las querellas y la investigación a cargo del Ministerio Público.

Además, como una medida de resguardo, Codelco también bloqueó con tierra y alambre de púas uno de los accesos a la mina Chuquicamata, colindante con la entrada norte de Ministro Hales.

Cristian Aliaga, fiscal de Calama señaló que “ya fueron encargadas varias diligencias reservadas en el yacimiento para determinar si hay daños y si existe algún delito”. Las protestas de contratistas cumplen 17 días en Calama y Salvador (Atacama), cuya división sigue cerrada y su acceso está bajo el control de los manifestantes.

[Chuquicamata: Plan de retiro de mineros estaría estancado y complicaría baja de costos]

Débil aprobación del Gobierno limitaría su actuación en conflicto con contratistas

Hace más de dos semanas que Codelco enfrenta una compleja situación con la paralización de su operación en Salvador, y desde esta semana, parcialmente en Ministro Hales a raíz de las violentas movilizaciones de los trabajadores contratistas.

La administración de la minera tiene el horizonte claro: no darán su brazo a torcer y no negociarán beneficios monetarios. Primero, porque no corresponde, y segundo, porque la baja del precio del cobre y los importantes desafíos de inversión que enfrenta la estatal no dejan margen alguno para tratativas. Sin embargo, en la industria llama la atención la casi nula participación del Gobierno en el problema que afecta a la estatal.

Cercanos explican que en Codelco pocos esperan que la administración Bachelet use la fuerza para desalojar las faenas cuyas instalaciones permanecen en toma, considerando que la aprobación de su gestión hoy alcanza niveles mínimos. Pero hay quienes creen que tomar cartas en el asunto podría aumentar su aprobación, dado que la industria en general está alineada con la postura de Codelco de no negociar. De hecho, la mayoría piensa que son las empresas contratistas las que deben solucionar el problema, y que de no hacerlo, deberían ver recortes en sus contratos.

Codelco se ha coordinado con el Ministerio del Interior en el marco de este conflicto con los subcontratados. En este contexto, el subsecretario Mahmud Aleuy sería el de la línea más dura, pero según comentan fuentes cercanas, este se ha visto de manos atadas ante la postura general del Gobierno.

Cercanos señalan que el Partido Comunista (PC) tendría una marcada presencia en estas movilizaciones. Tras la llegada de Burgos y Valdés a Interior y Hacienda, respectivamente, el Gobierno optó por moderar su postura, e incluso varias de las reformas propuestas.

Lo anterior dejó al PC en una situación complicada, y su involucramiento en las manifestaciones mineras tendría como objetivo presionar para encauzar las reformas (laboral, principalmente) hacia los extremos.

Comentarios

Conectate con