(El Mercurio) Anticiparse a efectos de una sequía aún más prolongada que la actual -que ya lleva cinco años- y potenciar la oferta de agua en cuencas críticas serían los beneficios de construir plantas desaladoras en el país. Así lo señalaron representantes de diversos sectores productivos como la minería, agricultura, construcción y sanitarias.

Esta visión coincide con el trabajo que lleva adelante el Ministerio de Obras Públicas (MOP) que prevé dejar en marcha cinco desaladoras durante este gobierno para abastecer el consumo humano -principalmente- y el productivo en las zonas centro y norte del país.

Las plantas se levantarían en los sectores de Petorca-La Ligua, Limarí, Choapa, Arica y Copiapó. Esta última, impulsada por Aguas Chañar y la Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios (Econssa), es la más avanzada y está en tramitación ambiental. Su inversión bordea los US$ 250 millones.

El titular del MOP, Alberto Undurraga, señaló que para las otras cuatro plantas “no hemos definido el modelo de financiamiento; si será a través del sistema sanitario, inversión directa del Estado o concesiones”.

El director general de Aguas, Carlos Estévez, sostuvo: “El Estado quiere participar en la solución, eso significa no trasladar al usuario en su boleta todos los costos de la inversión, hay que buscar una fórmula”.

El presidente de la SNA, Patricio Crespo, comentó que para su sector dicha solución resulta muy cara porque se utiliza mucha energía en el traslado del agua. Pero afirmó que en la zona costera de la V Región, entre Papudo y San Antonio, una planta desaladora podría alimentar a toda el área y, de paso, liberaría agua para el agro en otros sectores.

La gerenta de Investigación y Desarrollo de la Sonami, María Cristina Betancour, apoyó este tipo de plantas, pero también advirtió sobre los costos energéticos. Mientras el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios, Guillermo Pickering, comentó que esta industria está “muy interesada en que se incremente la oferta para uso hídrico y para eso es importante la reutilización de aguas servidas, la desalación y la gestión de los recursos”.

Carlos Piaggio, gerente de Infraestructura de CChC, manifestó que se debe definir pronto el modelo de financiamiento para los nuevos proyectos, donde participe el sector privado.