x

China retoma su agenda de reformas económicas en próximo plan quinquenal

Expertos consideran que es el momento de que el presidente Xi Jinping pase de la era de promesas a una de implementación.

(Diario Financiero) Tras rescatar a los endeudados gobiernos locales y con el mercado de valores en caída durante gran parte del año, el gobierno de China tiene la oportunidad de revivir su discurso de reforma económica en la llamada Quinta Sesión Plenaria del Partido Comunista, agendada para octubre.

Con todavía tres meses de margen hasta la cita en la que líderes del partido discutirán las propuestas del borrador del plan 2016-2020, el presidente Xi Jinping ha dedicado las últimas semanas a reunirse con expertos y jefes provinciales para debatir una de las claves del próximo plan quinquenal: cómo cumplir las promesas sobre relajar el control del gobierno sobre la economía.

Para algunos inversionistas, el compromiso de dar un rol decisivo al mercado se ha visto empañado por la manipulación del alza y posterior derrumbe de la bolsa, por lo que el proyecto de Xi podría reenfocarse hacia cambios en el terreno social y económico. Uno de los temas principales será la función y estructura de las empresas de propiedad estatal, la supervisión de los precios de la energía y qué hacer con la meta actual de crecimiento de 7%.

Los expertos esperan que Xi, que cumple tres años al frente del partido a fines de año y ha defendido lograr que China sea una “sociedad modestamente acomodada” para 2020, con un PIB e ingresos per cápita al doble del nivel de 2010, cumpla “el sueño chino”.

“El liderazgo de Xi necesita evolucionar de una era de promesas a una de implementación activa”, opina Kerry Brown, director del Centro de Estudios de China en la Universidad de Sydney, según Bloomberg. “Llevamos casi tres años en esta nueva era y hace tiempo que la luna de miel se acabó”.

Reformas pendientes

Pese a los avances en migrar la dependencia de la economía hacia el consumo, y lejos de las exportaciones y las industrias altamente contaminantes como el acero, las medidas orientadas a generar mayor competencia en el sector privado y a la reducción del crédito asignado políticamente han quedado atrás.

Entre los desafíos del nuevo plan está limitar el crecimiento de la población en algunas ciudades de primer nivel, como Beijing, y el fomento de migrantes rurales hacia otras zonas; expandir el sistema nacional de seguridad social; y la reforma de tierras rurales.

“Una de las áreas donde se busca más movimiento es la reforma de las firmas estatales, que podría tener un impacto significativo en la economía”, explica Mark Williams, economista jefe para Asia de Capital Economics. “Se necesita “algún tipo de privatización y un desmantelamiento de las grandes entidades”.

Otros expertos ven necesario derribar las barreras restantes entre China y la economía internacional, modernizar la manufactura y apoyar a las pequeñas empresas. Además, si se abandona la meta de crecimiento, las autoridades tendrían más margen para tomar riesgos y habría una reforma “más racional y sistemática” de las estatales.

Comentarios

Conectate con