(El Mercurio) La industria minera hace algún tiempo comenzó a mirar al espacio exterior. ¿La razón? Los cuerpos celestes están llenos de minerales y metales preciosos, que asoman como una alternativa muy atractiva para decenas de empresas que buscan nuevas fuentes de energía.

De hecho, los ojos de las compañías están fijos en los asteroides, que están compuestos de una gran cantidad de minerales como zinc, oro, plata, platino, entre otros. Materiales que algún día podrían acabarse en la tierra.

Planetary Resources, una compañía que evalúa los asteroides que se mueven alrededor del Sistema Solar, estima que los asteroides tienen un valor potencial que parte en unos US$ 2 billones, que es el caso del 95 Arethusa, y que puede llegar a unos US$ 27 billones, como es el caso del 1903 LU. Esto, solo por los materiales que los componen.