x

China perdió la oportunidad de sentarse entre los grandes mercados accionarios

Las medidas adoptadas por las autoridades significan que las acciones locales chinas, en la práctica se convirtieron en no invertibles.

(Diario Financiero) La masiva intervención del gobierno chino para sostener a su antes boyante mercado accionario le ha costado al país perder el acceso en el corto plazo a más de US$ 1 billón (millón de millones) invertidos en los mercados emergentes, según algunos de los mayores grupos de inversión a nivel mundial.

Hace apenas un mes, los inversionistas extranjeros debatían si el mercado de acciones A de China continental estaba maduro para obtener acceso al principal índice de mercados accionarios emergentes, seguido por fondos que cuentan con US$ 1,7 billón para invertir.

Aunque MSCI decidió no permitir la inclusión de las acciones de China continental este año, sugirió que su inclusión sería inevitable y podría ser posible en algunos años más.

Pero ahora, muchos inversionistas institucionales creen lo contrario y dicen que la masiva suspensión de acciones por parte de Beijing después de un salvaje derrumbe del mercado ha dañado su credibilidad, alejando la posibilidad de que acciones denominadas en yuanes y listadas en Shangai y Shenzhen sean incluidas en los índices de referencia globales de MSCI.

Michael Lai, director de inversiones de GAM, dice que las medidas adoptadas por las autoridades significan que las acciones locales chinas, conocidas como acciones A, en la práctica se convirtieron en un mercado no invertible.

“Muchos inversionistas recibieron un duro recordatorio de que China es un mercado gobernado por la política” dijo.

Ahora ha trascendido que la escala de la intervención estatal fue incluso mayor de lo que se había pensado. En semanas recientes el mayor banco estatal chino ha prestado a la agencia financiera de márgenes 1,3 billón de yuanes (US$ 209 mil millones), generando dudas sobre la fortaleza de la última recuperación del mercado.

Más temprano este mes, en el peak del pánico de ventas, las acciones en Shangai llegaron a hundirse 32% desde su máximo de mediados de junio, con el mercado de Shenzhen desplomándose 40%. La magnitud de la caída convenció al Partido Comunista Chino de aplicar medidas sin precedentes para contener el derrumbe. Estas incluyen usar al banco central para comprar acciones, prohibir a los accionistas vender acciones y permitir que la mitad de las compañías listadas en bolsa suspendan las cotizaciones.

Aunque las bolsas chinas han repuntado, dejando al Shanghai Composite cerca de 13% por sobre su cierre más bajo de este mes, el estallido del mercado alcista del país de los últimos doce meses seguirá extendiéndose por algún tiempo.

Franz Wenzel, jefe de estrategia de inversiones de Axa, dice que los eventos de las últimas semanas tendrán un impacto duradero en la manera en que los inversionistas internacional miran el mercado chino. “Creemos que el golpe a la confianza en la credibilidad del gobierno podría ser un riesgo mayor (que la turbulencia en el mercado accioniario), algo que tendrá mayores ramificaciones”, dijo.

Los extremos a los que las autoridades han llegado para sostener el mercado han puesto en riesgo su integración con los mercados globales, dicen los analistas. “Por cierto que no ha acelerado su inclusión” al índice de mercados emergentes de MSCI” dice Ewen Cameron Watt, estratega en jefe de inversiones de BlackRock, la mayor casa de fondos del mundo. “Eso parece obvio. El comité revisor tendrá que considerar los recientes eventos en sus consideraciones para una inclusión del mercado. El acceso total de los extranjeros al mercado accionario doméstico chino va a ocurrir, pero lentamente”.

Aunque pocos inversionistas internacionales tienen acciones locales chinas, aquellos que estaban evaluando comprar por primera vez han aplazado sus planes. “Las intervenciones en el mercado han llevado a un rápido deterioro en las condiciones de invertibilidad en China”, escribió Trista Rose de Macquarie en un reporte donde comparó las recientes movidas de Beijing con las de Pakistán y Argentina en 2008-9.

Estos comentarios marcan un brusco contraste en el sentimiento hacia China de los grupos internacionales de inversión algunos de los cuales habían comenzado a agregar acciones chinas a sus fondos de mercados emergentes anticipándose a una futura incorporación al MSCI. Ahora, su inclusión parece mucho menos probable, dice Angelo Corbetta, jefe de acciones para Asia en Pioneer Investments. “No volveremos a hablar de la inclusión al MSCI al menos durante un año, y eso siendo optimistas”, dijo. “China ha demostrado que no está lista para lidiar con una situación difícil. Si tienen suerte el proceso podría retomarse en 2017.”

Sin embargo, Sebastien Lieblich, jefe global de investigación sobre gestión de índices en MSCI, dijo que los criterios para la inclusión del mercado chino no han cambiado. “No se trata de sí o no, sino de cuándo”, dijo. Aunque los eventos de las últimas semanas son serios, no marcan un cambio estructural en el mercado accionario doméstico, que se mantiene en la lista de observación del índice.

De todos modos, también hay que considerar que el ingreso al MSCI podría no ser una prioridad para las autoridades chinas, dice Jan Dehn, jefe de investigación en Ashmore Investment Management. “China trabaja con cronograma distinto que el de Occidente. Nosotros pensamos en el corto plazo. China está preparándose para el futuro. No creo que los últimos eventos vayan a cambiar eso”.

Comentarios

Conectate con