x

Bolsa de China cae 21,54% en menos de un mes arrastrada por datos negativos

La tendencia alcista de la Bolsa China parece haber llegado a su fin. Según analistas, el débil crecimiento de la producción manufacturera “requiere recalibración”.

(Pulso) Todo pareciera indicar que la tendencia alcista más larga de la historia de la Bolsa de Valores China, ha llegado a su fin.

Luego de que se entregaran débiles números de producción manufacturera (PMI), con un promedio de 50,2 puntos, el índice bursátil Shangahi Composite cerró ayer con una caída de 5,23%, con lo cual acumula una baja de 21,54% desde su peak del 12 de junio, cuando el índice había cerrado en 5.166,35 puntos, mientras que ayer cerró en 4.053,7 puntos.

Según analistas consultados por Bloomberg el estancamiento de la producción manufacturera se debe a que “el gobierno no ha hecho lo suficiente para fortalecer la economía del país”.

Por otro lado, el Banco Mundial ya había bajado las proyecciones de crecimiento para el país, a 5%, y había advertido la prohibición de nuevas aperturas a la bolsa. Además acusó que el nivel de intervención del Estado chino en su sistema financiero “no tiene comparación y es el responsable de su fragilidad”.

No obstante, el fin de semana recién pasado el Banco Central de China anunció su mayor recorte en un solo día del porcentaje de coeficiente de caja obligatorio de los bancos chinos desde 2008, ya que lo redujo en 100 puntos bases (hasta 18,5%).

Con ello el organismo busca liberar cerca de un billón de yuanes en liquidez al sistema financiero asiático (US$160.963 millones).

Pese a que el central chino recortó la semana pasada las tasas de interés (por cuarta vez desde noviembre del año pasado), redujo la cantidad de efectivo que algunos bancos deben mantener como reservas (redoblando sus esfuerzos para respaldar a una economía debilitada), y que el gobierno ha impulsado el gasto en infraestructura, los analistas se mantienen cautelosos sobre el panorama ante “un mercado inmobiliario enfriado, una demanda mundial errática de las exportaciones chinas y el temor a un colapso de su mercado de valores”.

“En general, la debilidad en el sector manufacturero continúa, lo que requiere más medidas de recalibración”, dijeron Liu Li-Gang y Zhou Hao de ANZ a Reuters.

Asimismo agregaron que: “De cara al futuro, en momentos en que las tasas de interés reales que enfrentan las empresas chinas siguen siendo elevadas, creemos que una mayor expansión monetaria sigue siendo muy necesaria”.

Tim Ghriskey, CIO de Solaris Asset Management, dijo a Bloomberg que “los resultados manufactureros de China decepcionaron a los inversionistas, dado el lento crecimiento de la segunda economía más grande del mundo, que pesa en los mercados emergentes”.

Dentro de la misma línea, según un informe de Kevin Ferriter, de Capital Economics, “si miramos hacia adelante, incluso si el mercado de valores de China continúa cayendo, creemos que el impacto en la renta variable de países con mercados emergentes puede continuar siendo bajo”.

Por su parte, el sector de los servicios ha sido responsable de la mayor parte de la producción económica de China durante al menos dos años, y su participación creció a un 48,2% el año pasado, en comparación con la contribución de un 42,6% de la fabricación y la construcción.

Por su parte, el gobierno chino dará a conocer los datos del Producto Interno Bruto el 15 de julio y muchos economistas esperan que el crecimiento caiga por debajo del 7%, lo que sería su peor desempeño desde la crisis financiera global.

Tendencia alcista

El último rally de la bolsa china duró 935 días, el más largo desde 1990. Además, este ciclo alcista fue cinco veces más largo que la media del resto de ciclos alcistas que ha vivido la bolsa del gigante asiático.

Sin embargo, el mismo ciclo alcista resultaba contradictorio en comparación a los débiles resultados de crecimiento económico del país.

Comentarios

Conectate con