Claudio Seebach: “Claro que hay más competencia. Hace diez años en el SIC había 16 empresas y hoy son 95”

Flamante vicepresidente de las generadoras eléctricas, Claudio Seebach cuestiona el exceso y la simultaneidad de las reformas. “Ninguna industria es capaz de resistir, adaptarse o desarrollar bien demasiadas cosas, todas juntas y al mismo tiempo”, afirma.

(Pulso) Cuenta que decidió ingresar al sector eléctrico porque lo que lo motiva son los temas para lograr el desarrollo del país. Antes de ser el vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Generadoras de Chile -que tiene como socios a Endesa, Colbún, AES Gener, GDF Suez (hoy Engie), Duke Energy, la noruega Statkraft y Pacific Hydro- se dedicó a temas como la educación, la infraestructura y la modernización del Estado. A diez días de asumido en el cargo, Claudio Seebach (41 años), ingeniero civil eléctrico de la UC y ex director nacional de la Fundación Techo, entre otros cargos, vuelve a sus orígenes profesionales. En entrevista con PULSO, enumera sus -y de la industria- principales preocupaciones.

Este es un sector que está cambiando radicalmente. ¿Cómo ve todo eso?

El sector generación ha sido tremendamente exitoso en proveer energía segura, ha sido capaz de sobrepasar shocks de distintos tipos como el corte de gas argentino, la sequía, etc. Pero además ha sido capaz de internalizar las mayores y crecientes dificultades de desarrollo de los proyectos. Pienso que el modelo de despacho marginalista, el modelo de expansión existente, para mí es un modelo muy robusto. Pero hoy este es un sector que se ha visto enfrentado a un conjunto de reformas que cada una de manera individual parece una reforma necesaria, pero el problema es que te ves enfrentado a una multiplicidad de reformas todas juntas, simultáneas. Y ninguna industria es capaz de resistir, adaptarse o desarrollar bien demasiadas cosas, todas juntas y al mismo tiempo.

¿Cuáles son las que más les preocupan?

Estoy hablando de la reforma laboral donde hay temas como los servicios mínimos, la reforma tributaria, que considera la implementación de los impuestos verdes que tiene toda una maquinaria de implementación compleja, de la reforma al código de aguas, y se acaba de anunciar una ley de ordenamiento territorial y descentralización, además de la reforma a la transmisión, que es más específica del sector. Y si uno quisiera además puede meterse la reforma constitucional. Pero eso ya es el broche de oro. Entonces estamos hablando de múltiples reformas y en muchas direcciones. ¿Qué sector es capaz de absorber ocho reformas en simultáneo?

Pero el clamor que había es que la normativa de sector energético era antigua. Se hablaba hasta hace poco de crisis.

Yo creo que la Agenda de Energía ha sido tremendamente positiva, por la prioridad que la Presidenta Bachelet le otorgó a la agenda y porque el ministro Pacheco ha sido muy comprometido y dialogante con el sector. Él entiende claramente que la energía es una de las condiciones necesarias para nuestro desarrollo futuro. Y además la agenda tiene objetivos, allí hay sustancia. Pero la mayor dificultad está dada porque Chile cambió, ha crecido y todos quieren ser parte de ese desarrollo. Eso explica las dificultades existentes para generar proyectos.

¿Las empresas tienen algo que ver? ¿Hay autocrítica?

Lo que he podido observar es que las empresas están tremendamente comprometidas en muchos ámbitos y arriba del carro. Pero hay distintas trabas. Hay que pensar que está nuestro sistema de Evaluación Ambiental, que ya tiene 15 años y que también el Gobierno está mirando reformar, la consulta indígena también. Y además hay algunas dimensiones del Estado en las que estamos al debe. Yo creo que es necesario modernizar al Estado en la capacidad de gestión de la DGA, por ejemplo. En general, nuestro Estado se ha quedado muchas veces con las mismas capacidades que tenía hace 20 años, pero con un Chile que ha cambiado mucho.

¿Va muy de prisa la Agenda Energética?

El ministro Pacheco es un ministro muy entusiasta y obviamente quiere lograr resultados rápidos. Fue muy exitoso más allá de poner los anuncios y las prioridades, en lograr por ejemplo la licitación de oferentes con 17 oferentes con nuevos actores. Entonces es muy bienvenido este mayor ritmo y también el compromiso que él ha mostrado con el desarrollo de proyectos.

¿Y en términos regulatorios?

Ahí efectivamente, si bien ha habido un activo trabajo con planificación de largo plazo y diálogo participativo, en la agenda regulatoria de corto plazo hace falta en algunos casos más evidencia, más datos, más trabajo técnico que permita partir de mejores diagnósticos. En materia de agua por ejemplo, que no es resorte de energía precisamente, nuestro sistema de asignación de derechos de agua ha sido muy efectivo en asignar y permitir su uso pero hay cosas que revisar. Una industria clave como la energía, que tú le estés acotando los plazos por no uso cuando tienes tiempo de desarrollo a tiempos cortos, es complejo.

Una crítica recurrente desde la industria generadora es que hoy es muy difícil desarrollar proyectos. Pero el Gobierno ha señalado que sí hay proyectos. Pero si uno mira el listado, se trata de proyectos de otros actores

Es importante tener claro que efectivamente hay mucha más competencia que la que había hace diez años, lo cual es muy bienvenido, pero es importante distinguir la importancia de desarrollar energía de base, porque cualquier ERNC necesita un soporte de base porque uno de los principios claros, es que la energía sea segura, y ahí si uno entra a los detalles, en proporción total de desarrollo de los proyectos la energía de base ha ido perdiendo terreno.

¿En términos de competencia, que tan cierta es la falta de competencia en el sector?

El ministro Pacheco lo ha dicho, las licitaciones del año pasado fueron exitosas en traer más competencia, además las cifras lo acompañan no solamente ahora sino que históricamente. La cantidad de actores, más allá de los tradicionales, En 2005 en el SIC, cerca del 6% de la producción correspondía a otros actores. Hoy es cerca del 20%. La cantidad de actores que había entonces era de 16 y ahora son 95. Nuevos competidores van a entrar cuando vean un mercado con reglas claras y abierto a la competencia y allí la incertidumbre regulatoria puede ser un disuasivo a una mayor competencia.

¿Cuál es la postura de la industria respecto a que haya una empresa estatal, como ENAP, participando del negocio de la generación eléctrica en Chile?

Nosotros hemos sido muy claros y la posición es unánime: no es posible mientras ENAP no resuelva antes su gobierno corporativo. Tal como lo planeta la OCDE, el mandato número uno de la normativa de gobierno corporativos de empresas de propiedad estatal, es separar el rol regulador del de regulado.

Comentarios

Conectate con