(El Mercurio) Cuando las acciones de South32, la empresa escindida del gigante minero BHP Billiton Ltd., empiecen a cotizar el lunes en Sydney, Londres y Johannesburgo, culminará una de las mayores reestructuraciones en la historia de la minería.

[Accionistas de BHP Billiton aprueban creación de South32]

Los inversionistas tienen, sin embargo, una pregunta en mente: ¿cuánto vale la nueva compañía?

Los accionistas de BHP votaron este mes en forma casi unánime a favor de escindir South32, un conjunto de activos que abarca minas de aluminio, níquel y manganeso, que, en opinión de la plana ejecutiva de BHP, tendrán un mejor desempeño separados del coloso minero. BHP optó por nombrar la nueva compañía South32, puesto que la mayoría de sus activos están en Australia y Sudáfrica, que están vinculados por el paralelo 32 latitud sur.

Operaciones de la nueva compañía

La nueva compañía incluye Cerro Matoso, una mina de níquel en Colombia, además de dos operaciones de aluminio en Brasil que la empresa no gestiona.

En agosto, cuando BHP anunció la división, algunos analistas calcularon que South32 podría llegar a valer hasta US$ 15 mil millones. Desde entonces, las estimaciones han variado ampliamente y los precios de las materias primas han descendido. Investec Securities sugiere, por ejemplo, que el valor de mercado de South32 podría ser tan bajo como US$ 7 mil millones.

Andrew Mackenzie, presidente ejecutivo de BHP, ha sostenido que la separación permitirá a South32 seguir una estrategia más acorde con su medida, mientras el conglomerado minero se concentra en un grupo de cuatro o cinco commodities en los que puede aprovechar economías de escala y posiciones de liderazgo en el mercado.

Evaluar South32 es una tarea complicada debido al conjunto de imponderables que forman parte de su valuación, en especial la trayectoria del dólar australiano, el rand sudafricano y los precios del aluminio, del carbón y del manganeso.

A los escépticos les preocupa el deterioro del panorama de precios de los commodities industriales.

El aluminio, que junto con su ingrediente principal, la bauxita, representan 29% de las ganancias de South32 tomando en cuenta los resultados de BHP más recientes para todo un año, ha fluctuado entre US$ 1.775 y US$ 2.120 la tonelada en los últimos 12 meses. Los temores de que las exportaciones chinas puedan crear un exceso de oferta han perjudicado los precios recientemente.

El manganeso, que se utiliza en la siderurgia y constituye 21% de las posibles ganancias de South32, también ha caído bruscamente este año ante las señales de un exceso de suministro en el mercado. El carbón es presa de un descenso prolongado de los precios y representa cerca de 19% de las probables utilidades de la compañía.

Las nubes políticas asoman igualmente en el horizonte de South32. La empresa tiene una cantidad importante de activos en Sudáfrica, donde la minería se ha visto afectada por disputas sindicales y la inestabilidad del suministro eléctrico.

Los partidarios tienen, sin embargo, una buena impresión del equipo de gestión de South32, encabezado por el ex director financiero de BHP, Graham Kerr, y alaban un endeudamiento inferior al previsto.

“Me sigue gustando la combinación de negocios, las finanzas están en buen estado, y el equipo gestor me inspira confianza”, afirma Tim Schroeders, gestor de fondos de Pengana Capital, que administra activos por más de 1.400 millones de dólares australianos (unos US$ 1.130 millones), un portafolio que incluye acciones de BHP.

Otros estrategas opinan, sin embargo, que el mercado le puede asignar una prima a la acción ante la posibilidad de que la empresa sea un blanco de adquisición. Uno de los interesados en oportunidades de compra es Mick Davis, ex presidente ejecutivo de Xstrata PLC, quien ha recaudado US$ 5.600 millones para un nuevo fondo de minería, X2 Resources.

Kerr ha descrito su estrategia como la de “gatear, caminar y correr”, lo que quiere decir que su prioridad será reducir los costos de South32, antes de abocarse a buscar nuevos proyectos o adquisiciones para expandirse. El ejecutivo ha prometido devolver cerca de 40% de las ganancias subyacentes en forma de dividendos, una decisión que podría atraer a los inversionistas en busca de jugosos retornos.

En el corto plazo, el precio de la acción puede ser volátil debido a que South32 no puede ser parte de los índices bursátiles británicos más importantes puesto que no está incorporada en el Reino Unido. Los fondos británicos que siguen tales índices tendrán que vender las acciones que obtengan cuando la empresa se escinda de BHP.

La acción debería, no obstante, recibir una gran demanda en Australia.