Sigdo Koppers construirá interconexión SIC-SING y busca potenciar área de energía

A través de su filial Ingeniería y Construcción, la firma fue mandatada por E-CL para levantar la línea de 580 kilómetros. “Tenemos un plazo muy exigente para construir esta obra”, dijo Juan Eduardo Errázuriz, quien estimó que estará lista en mayo de 2017.

(Pulso) ICSK es la filial de Ingeniería y Construcción del grupo Sigdo Koppers, y será la compañía encargada de construir la línea que conectará los principales sistemas eléctricos del país: el SIC y SING.

[Presidenta Bachelet firma decreto que establece la interconexión]

El titular del proyecto es E-CL, la principal generadora eléctrica del Norte Grande. La línea -de doble circuito de 500 kV y 1.500 MVA- tendrá una extensión aproximada de 580 kilómetros e interconectará unidades de generación de la Central Mejillones (de propiedad de E-CL) con el sector denominado Cardones, en el norte del SIC.

El proyecto demandará una inversión superior a los US$700 millones y se realizará a través de la filial Transmisora Eléctrica del Norte (TEN).

Es precisamente E-CL la que mandató a ICSK para levantar la iniciativa, la que de acuerdo con las estimaciones de estudios encargados por la Comisión  Nacional de Energía, generará beneficios económicos al país del orden de los US$1.100 millones en valor presente, producto de una disminución de los costos del sistema eléctrico y una proyección de reducción de precios asociados a una mayor competencia y disminución de riesgos en este mercado.

“Este es el proyecto más grande que ha desarrollado Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers (ICSK) en toda su trayectoria. Se trata de una obra de la mayor envergadura y estamos muy orgullosos de poder desarrollar una obra que es importantísima para Chile, en un momento en que los avances en el ámbito energético son vitales. Producir energía a precios internacionales es la única forma de ir cerrando la brecha de costos que actualmente afecta a las empresas y permitir que nuestro país siga siendo competitivo en el futuro”, destacó Juan Eduardo Errázuriz, presidente del holding Sigdo Koppers.

El empresario añadió: “Tenemos un plazo muy exigente para construir esta obra y lo haremos en el plazo y con mucha calidad. Este plazo son 26 meses y esperamos terminar en mayo de 2017”.

El empresario anunció además que el plan es crecer en esta área. “El ámbito de la energía es uno de los sectores en los que la compañía participa activamente y pretende seguir siendo un actor relevante”, adelantó.

América Latina

En conversación con PULSO, el empresario señaló que una de las falencias que tiene Chile para atraer iniciativas de inversión, es el alto costo de la energía y la escasez de agua para el desarrollo de futuros proyectos mineros.

“Para ambos casos, contar con energía segura y competitiva es fundamental.  Este proyecto ayuda a minimizar la problemática que hoy tenemos. Esperamos en el futuro ser una punta de lanza para la interconexión eléctrica con los otros países de la Alianza del Pacifico”, explicó.

Errázuriz: ¿Consideran que la agenda energética es una buena señal para el sector privado en términos de disminuir los costos de las empresas?

Sin duda es imperativo ir avanzando en la agenda. Las carencias energéticas de nuestro país no pueden esperar más.  Todo aquello que suponga definir claramente las condiciones bajo las cuales las inversiones serán aprobadas y podrán ser ejecutadas, es positivo. El costo de este insumo supera en más de 2 a 3 veces al de los países que compiten con el nuestro, puede llegar a ser hasta el 20% del total. Hoy, el precio de la energía es más del doble de los países miembros de la OCDE.

Nuestra matriz no es competitiva y por ende afecta nuestra tasa de crecimiento potencial. Estas insuficiencias afectan tanto la generación, como la transmisión eléctrica. Será imposible mantener la competitividad de nuestras empresas con los precios de la energía que imperan en Chile. Vemos como grandes compañías trasladan sus centros productivos a otros lugares. Pero eso no pueden hacerlo el pequeño taller y la pequeña fábrica. En consecuencia, las pymes se ven enfrentadas a cerrar, con toda la secuela de empobrecimiento y desempleo que ello implica. Asimismo, si revisamos la situación a nivel de las familias, lo que hoy se gasta por consumo de energía ya es bastante y crecerá aún más, hasta llegar a representar porcentajes importantes de un presupuesto familiar de bajos ingresos.

Comentarios

Conectate con