x

Los daños a la infraestructura caminera de Atacama superarán los US$244 millones

Más de tres mil km de la red estructurante regional están operativos “con precaución” y la prioridad serán ahora otros cuatro mil km para permitir reactivar la minería. 

(El Mercurio) Daños en el 99% de las vías estructurantes de Atacama, incluyendo la Ruta 5 Norte y los cerca de tres mil kilómetros de caminos interiores entre Copiapó y las otras ocho comunas de la región, arroja el primer catastro sobre el impacto de las lluvias y los 13 aluviones registrados hace nueve días en la infraestructura pública de esa zona.

Una estimación inicial del Ministerio de Obras Públicas (MOP) cifra los daños en $150 mil millones -unos US$ 244 millones, cifra similar a lo que costó construir los 24 km de la autopista Américo Vespucio Sur en Santiago-, según confirma el director de Vialidad de Atacama, Raúl Cornejo.

Ayer, el 100 por ciento de esas vías quedaron habilitadas, “con precaución”, luego del despeje de la ruta de Alto del Carmen a Valle San Félix, unos 90 km al este de Vallenar.

Dicho tramo obligó a una “difícil operación de despeje”, por la extrema fragilidad del terreno, con deslizamientos, rodados y bajadas de quebradas con aluviones que depositaron mucho material, explica Cornejo.

“Estamos tratando de recuperar la normalidad y luego la calidad de la conectividad”, recalca, para ocuparse a la brevedad de la indispensable red de caminos para la minería, principal actividad económica de la región.

En las ciudades, en tanto, el esfuerzo “es sacar el barro de las calles en Copiapó, Diego de Almagro, Chañaral, Tierra Amarilla… dejar los centros urbanos operativos”, explica el seremi del MOP, Juan Carlos Guirao.

Solo en la capital regional hay más de dos millones de m {+3} de lodo, asegura Guirao, y eliminarlo tomará “por lo menos dos meses de trabajo duro”, advierte.

La región enfrenta también problemas de conectividad con sectores apartados por la destrucción de puentes. Así ocurre en Alto del Carmen, donde la comunidad plantea la necesidad de instalar puentes mecano.

Según Cornejo, la mayoría de los puentes destruidos no eran de Vialidad, sino que fueron instalados por lugareños, pero “tendremos que hacernos cargo de esa situación para que puedan acceder a las rutas”.

La región contaba con unos 90 metros lineales de puentes mecano y luego del desastre recibió 80 metros más. “Aquí los puentes no son de grandes luces, los más largos de unos 30 metros, así es que podemos armar”, dice el director regional de Vialidad.

Respecto de plazos para recuperar lo perdido, “no están definidos porque no estamos trabajando en la reconstrucción y todavía estamos en un proceso de habilitar lo que hay”, argumenta Guirao. Anticipa que tomará tiempo, especialmente donde habrá que modificar trazados.

Comentarios

Conectate con