(La Tercera) La gravedad y reiteración de los delitos que habría cometido el ex subsecretario de Minería Pablo Wagner llevaron al Ministerio Público a tomar una decisión clave en la investigación del llamado caso Penta: pedir el arresto preventivo contra la otrora autoridad del gobierno de Sebastián Piñera.

Wagner, al igual que otros nueve imputados, será formalizado hoy en el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago (a partir de las 9 horas) en una audiencia que será dirigida por el juez Juan Manuel Escobar y que se podría prolongar hasta el jueves (ver perfil).

A la petición se adherirán también -según fuentes de la institución- los querellantes del Consejo de Defensa del Estado (CDE) y el Partido Socialista (PS). “En ese caso entendemos que se dan los presupuestos para decretar la prisión preventiva”, dijo el abogado del PS, Enrique Aldunate.

El encargado de comunicar los cargos al ex subsecretario de Minería será el fiscal nacional, Sabas Chahuán, quien en una inédita decisión asumió la indagatoria. Por esta razón la máxima autoridad del Ministerio Público formalizará a Wagner por cohecho, lavado de activos y delitos tributarios. La lectura de los hechos duraría cerca de una hora, en que la fiscalía hará una exposición en Powerpoint.

Según la investigación de la fiscalía, Wagner habría recibió entre 2010 y 2011 un total de 14 pagos de Penta mientras era funcionario público. Dichos fondos, según la querella del Servicio de Impuestos Internos (SII), los habría recibido a través de boletas que emitió su cuñada, María Carolina de la Cerda.

La solicitud de prisión preventiva adoptada por la fiscalía y los querellantes coincide con la postura del senador de RN Alberto Espina. “He sido muy partidario de que la prisión preventiva se aplique respecto a delitos graves y los de esta magnitud son delitos graves. No se puede pedir la prisión preventiva para delitos comunes y para otro no, sino ¿cuál es la credibilidad que tendremos frente a la opinión pública? Hay que aplicar todo el rigor y peso de la ley”, señaló el legislador.

Junto a Pablo Wagner, hoy también serán formalizados los dueños del grupo Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín. Los controladores del holding afrontarán cargos por delitos tributarios y el presunto soborno de Wagner, a quien habrían pagado $ 42 millones cuando ejercía el cargo de subsecretario.

En este caso, los querellantes del CDE -encabezado por su presidente Juan Ignacio Piña- y el PS también solicitarán el arresto preventivo de los empresarios. “Lo que vamos a solicitar en el caso de los controladores es la prisión preventiva”, dijo el abogado PS, Enrique Aldunate.

Al cierre de esta edición, el fiscal nacional y el jefe de Alta Complejidad de la zona Oriente, Carlos Gajardo, evaluaban las medidas cautelares a solicitar contra Délano y Lavín. Tras concurrir ayer al Congreso, Chahuán aseguró que “hay algunas decisiones tomadas, otras que se deben tomar con el equipo de fiscales”.

Una de las principales dudas en torno a la situación de los empresarios era el real aporte que realizaron a la investigación y que podría calificarse como “colaboración sustancial” para aclarar los hechos. La discrepancia en el caso de los dueños del holding surge debido a que si bien declararon y detallaron los presuntos aportes irregulares a campañas políticas, no entregaron en ese interrogatorio información sobre los millonarios contratos de forward que abrió una nueva arista contra el grupo Cruzat.

Marcos Castro, ex gerente de Penta, fue quien reveló estas operaciones ficticias a la fiscalía.

En la misma instancia de hoy serán formalizados cinco altos ejecutivos de la empresa, entre ellos el testigo clave de la fiscalía, Hugo Bravo, y el ex senador UDI Carlos Bombal. En sus casos, el CDE solicitaría también la prisión preventiva.