Mejillones vive auge de inversión privada y saturación de servicios

Su población flotante podría llegar a 7 mil personas en abril, lo que implicaría un aumento del 50% de sus habitantes.  

(El Mercurio) “Quien no trabaja, es porque no quiere”, comentan los vecinos de Mejillones, urbe costera situada a 60 kilómetros al norte de Antofagasta y de solo 10 mil habitantes.

La ciudad está en una de las zonas más industrializadas del país. Allí hay dos puertos y once termoeléctricas -seis a carbón y cinco de ciclo combinado gas-diésel- que aportan más del 50% de los 4175 MW que provee el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING).

Según el municipio, la población flotante de la comuna alcanza a las 4 mil personas. Pero prevé que nuevos proyectos en marcha, que superan los US$ 4.075 millones en inversión, hagan crecer en abril ese número a 7 mil, más de la mitad de sus habitantes permanentes.

El 75% del ácido sulfúrico que usa la minería de la II Región pasa por la comuna, y los puertos de la bahía de Mejillones atienden mil barcos al año y 14 millones de toneladas de carga.

Las empresas AES Gener y BHO Billiton construyen dos nuevas centrales termoeléctricas. Se trata, respectivamente, de Cochrane y Kelar, esta última una planta de ciclo combinado a gas natural. Ellas aportarán 532 MW y 517 MW al SING.

En noviembre partieron las obras del proyecto Infraestructura Energética Mejillones de E-C: la inversión de US$ 1.700 millones contempla una nueva central a carbón que incluye su interconexión SING- SIC, con una línea de transmisión entre Mejillones y Copiapó y un puerto de descarga de graneles.

“También existen otras iniciativas, como algunos proyectos de Codelco; entre ellos, la Planta de Tratamiento Corporativo de Molibdeno, que ya está en construcción”, destaca el presidente de la Asociación de Industriales de Mejillones, Rafael Lancellotti.

La firma Enaex construye una nueva planta de nitrato, que aportará 350 mil toneladas a las 800 mil toneladas al año que producen sus actuales instalaciones. El puerto de Angamos está ad portas de profundizar sus sitios 2 y 3 para atender naves de hasta 366 metros de eslora.

Pero la ciudad de Mejillones va a un ritmo más lento que el de la actividad industrial. Hay solo tres cajeros automáticos, una sucursal de banco, 11 carabineros y un hospital de baja complejidad sin especialistas.

Desafíos

En noviembre, el municipio debió dictar una ordenanza para evitar la construcción de campamentos-hoteles en containers . Sin embargo, en el sector La Rinconada, límite sur del pueblo, se levanta un campamento industrial para 400 personas. Algo parecido sucede con las casas particulares, muchos las habilitan como pensiones, pero sin los permisos necesarios.

“Prácticamente, no hay cesantía. Pero también existen externalidades, como la saturación de servicios, la no disponibilidad de alojamiento y el alza del 200% en el valor de los arriendos”, cuenta la alcaldesa (s) de Mejillones, Soledad Santander. A raíz de este factor, agrega, “es difícil potenciar a la comuna como una ciudad turística”.

“El desafío es hacer que la población flotante represente una buena oportunidad para los habitantes de Mejillones, permitiendo a comerciantes y prestadores de servicios locales incrementar negocios y, por ende, sus ingresos. Por parte de los inversionistas, procurar que los inmigrantes se inserten en forma armónica, respetando el entorno y los vecinos”, apunta el dirigente industrial Rafael Lancellotti.

Comentarios

Conectate con