x

Pese a alza del dólar competitividad exportadora no supera promedio de los últimos 10 años

Estudio de Credicorp Capital revela que aumento de costos ha más que compensando efecto favorable del mayor tipo de cambio nominal.

(Pulso) El dólar cerró el viernes en $618, pero estuvo en torno a los $630 apenas a mediados de la semana pasada, sumando un alza casi ininterrumpida de $45 en los últimos 3 meses y medio. Si la medición se hace desde principios de 2014 ese aumento se eleva casi al doble.

Esta trayectoria del tipo de cambio nominal ha sido destacada como factor de impulso para las exportaciones chilenas y, por esa vía, para la economía.

Sin embargo, pese a este importante incremento del dólar, la competitividad exportadora del país no ha mejorado todo lo que se podría suponer.

Así lo evidencia un estudio de Credicorp Capital, que muestra que la competitividad actual de los envíos nacionales, considerando un tipo de cambio de $622, todavía no logra superar el nivel promedio de los últimos 10 años, aún cuando en dicho período el valor nominal del dólar fue el equivalente a $535. De hecho, el cálculo ajustado arroja que todavía se mantiene 1,6% por debajo de ese nivel.

Según explica Gonzalo Reyes, estratega de Credicorp Capital, lo anterior responde, esencialmente, a que en paralelo se produjo un fuerte aumento de los costos del sector exportador, lo que ha más que compensado no sólo el efecto favorable de la subida del divisa norteamericana en la competitividad, sino que también el de un incremento cercano al 7% de los precios. Así, de acuerdo al informe, mientras los ingresos en pesos para los exportadores son hoy casi un 21% mayores al promedio de la última década, los costos superan en 22% al promedio de tal período.

Realidades por sector

Este escenario global da cuenta de distintas realidades sectoriales. Mientras los envíos mineros presentan un nivel de competitividad actual por arriba (4%) del promedio de los 10 años recientes y los industriales uno similar, el de la agricultura aparece caído en 43%.

Reyes explica que es en este último sector donde los costos se han elevado de manera más radical: un 77% respecto al promedio de la década anterior. “Ese aumento se ha producido principalmente por el alza de los salarios, ya que el boom minero encareció  el costo de la mano de obra para los rubros ligados a la agricultura”, afirma.

Ello es refrendado por Patricio Crespo, presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), quien también sostiene que “una de las razones que explican la pérdida de competitividad es que la agricultura es muy intensiva en mano de obra y los salarios se han ido encareciendo durante los últimos años”. Agrega que también la escasez de agua ha afectado el desarrollo productivo del sector. Por su parte, el presidente de la Federación de Productores de Fruta (Fedefruta), Juan Carolus Brown, sostiene que la menor competitividad se debe a que hay un  atraso en el proceso de  inversión, el que a su vez se explica porque el tipo de cambio real  promedio ha estado bajo durante los últimos años y por ello, “pese a que el dólar ahora está en niveles de $620, no alcanza a compensar para mejorar los niveles de retorno”.

De hecho, según el estudio, este sector requeriría hoy un tipo de cambio nominal de $849 para recién recuperar la competitividad promedio de los últimos 10 años.

En la industria, en cambio, el panorama es más favorable. Por ejemplo, la competitividad del sector salmón y truchas es casi 12% superior al promedio. Pero el subsector que más sobresale es harina de pescado, que supera en 35,5% la competitividad promedio de los últimos diez años. Su contracara es la celulosa, cuya competitividad anota una caída de 10%.

Para los rubros mineros el escenario también es auspicioso. En cátodos de cobre registra niveles de competitividad de 4,4% por sobre el promedio de la década previa, similar al cobre.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]