Cierre de faenas, desempleo y nula rentabilidad: el adverso escenario de la pequeña minería

Representantes de asociaciones mineras, sindicatos, pirquineros y empresarios desde la Primera a la Cuarta región del país opinan sobre la crisis que vive este rubro.

(El Mercurio) Cuando los precios de los metales, sobre todo del cobre, no son favorables, la minería chilena se resiente en su totalidad. Sin embargo, los más afectados son los pequeños mineros por carecer de capacidad financiera y acceso a crédito, además de tener bajas leyes en sus faenas y altos costos de flete para procesar mineral.

Esta es la realidad que vive desde hace un tiempo la actividad con la baja sostenida del metal rojo y que llevó al Gobierno a fijar la semana pasada un precio de sustentación de US$ 2,73 la libra (el Estado otorga un crédito a los pequeños mineros). Pero la medida no dejó conforme a la industria, pues se esperaba un valor en torno a los US$ 3 para poder conseguir rentabilidades en el negocio.

[50% de los 954 pequeños mineros del cobre podría salir del mercado]

Hoy, con un valor de US$ 2,58 dólares la libra de cobre, todos los involucrados de la minería de menor escala están en crisis, aseguran los representantes de asociaciones mineras, sindicatos, pirquineros y empresarios. Esta situación y la falta de solución por parte de las autoridades tendría a las asociaciones mineras barajando firmemente la opción de conformar un gran frente para manifestarse ante el Gobierno a partir de marzo.

Andacollo: Algunos pueblos no existirían sin la minería

El presidente de la Asociación Minera de Andacollo, que agrupa a 135 pequeños socios productores principalmente de oro, Hernán Urquieta, asegura que entre la mediana y pequeña minería representan un 3% de la producción total de mineral del país. De esa cifra, la pequeña minería constituye un 0,8%. Sin embargo, para él, pueblos como Taltal, Andacollo y Ovalle no existirían sin este rubro, porque “son dependientes directos de la pequeña minería. Si bien es cierto que esta no es significativa en términos productivos y económicos, sí es clave en términos sociales y políticos”.

Considera que sin duda alguna que las faenas de menor escala están en crisis, y agrega que esta situación se genera por varios factores, no solo la cotización de los metales. “No solo incide el precio del cobre, sino también los modelos de negocios que se han implementado respecto de cómo es la relación de Enami con los pequeños mineros del país”.

Copiapó: En marzo podrían cerrarse 200 faenas

El vicepresidente de la Asociación Minera de Copiapó, que reúne a 200 socios productores de cobre, oro y plata, Antonino Prado, centra su preocupación en la continuidad de la actividad y el empleo. “Nuestra preocupación es que con la tarifa de sustentación que se nos está decretando, un 50% de las faenas mineras de la región tendría que paralizarse a contar de marzo, porque los precios no sostienen ni siquiera los costos de producción”.

Considera que hoy existe una “grave crisis” desde todo punto de vista y que han calculado para Copiapó una pérdida de puestos de trabajo del orden de 2.500, con el posible cierre de 200 faenas mineras.

Antofagasta: “Nadie está pensando en rentabilidad, solo subsistencia”

Para el presidente de la Asociación Minera de Antofagasta, Osvaldo Cuadrado, el complejo escenario del sector tiene que ver más bien con la credibilidad y confianza que el Gobierno ha profesado y que no está cumpliendo en estos momentos. Además, advierte que con el actual precio del mineral rojo la pequeña minería está en una “grave crisis”.

Por ello, afirma el dirigente, el precio de sustentación no es ningún salvavidas entregado por el Gobierno para rescatar esta actividad, sino que “es solo el cumplimiento de una norma (D.S. N° 76 de 2003) y sus modificaciones. La última vez que se usó fue para paliar la crisis de 2008. Es un crédito que se devolvió con creces. Nadie está pensando en rentabilidad, solo en subsistencia”, advierte.

Pirquineros de Copiapó: “Es una crisis profunda”

El desempleo en la pequeña minería se va a producir durante este mes de febrero, porque la tarifa que fijaron no sirve, ya que es muy baja, asegura Bernardo Joel, presidente del Sindicato de Pirquineros de Copiapó que representa a más de 300 pirquineros y es el más grande del país.

“La crisis va a ser muy profunda, sobre todo en el norte, donde los pueblos se sustentan con la pequeña minería, que es la economía local. Por ejemplo, Tierra Amarilla, Salado, Diego de Almagro, Chañaral y Domeyko son netamente dependientes de la minería”.

Además, indica que si se hubieran aplicado los 30 centavos, “estaríamos con una tarifa de US$ 2,93 y así estaríamos operando sin grandes ganancias, pero no tendríamos la necesidad de parar, que es algo muy traumático”.

Pequeña minera de Iquique: “Estoy parada por la falta de recursos”

“Sin duda en la pequeña minería hay crisis”. Así de categórica es la pirquinera de Iquique, Rosario Araya, quien hace más de nueve años que explota la propiedad minera de cobre “Jote”. Para ella, el transporte es la principal causa de la disminución de sus ingresos: “El flete es lo que se come todo”; sobre todo, dice, porque para poder venderle su mineral a Enami debe pagar por un flete que recorra 360 km hasta Tocopilla. Entonces, explica Araya, la única forma de que su negocio sea a costo es extraer minerales que sean de leyes muy altas: “Yo ahora estoy parada por la falta de recursos, por lo mismo, si el problema que tenemos nosotros, los pequeños mineros, es el asunto de explotar la mina, sacar ley, y la sacamos, pero nosotros pagamos flete, pero como es muy alto nos encarece mucho los costos”.

Coquimbo: Sector trabaja al límite de sus capacidades

Para Antonio Videka, gerente general de Corminco, entidad que agrupa a firmas de la mediana y gran minería de la Región de Coquimbo, la crisis es “profunda” para todo el sector, aunque especialmente para la pequeña, ya que se acrecienta con la tarifa de sustentación fijada por Enami.

Agregó que el principal factor que gatilla la crisis es el precio del cobre, porque “nos pone frente a un escenario complejo, y es evidente que un gran número de empresas de la pequeña y mediana minería están trabajando al límite de sus capacidades”.

Ferdomin: “Con leyes más altas podrían sobrevivir”

Para el gerente general de la mediana minera Ferdomin, ubicada en Copiapó, Joaquín Errázuriz, las leyes que se necesitan para funcionar en la pequeña minería son difíciles de obtener y eso “es uno de los mayores problemas del sistema. La pequeña minería con leyes más altas podría sobrevivir y con un volumen de toneladas razonable”.

Pequeños y medianos mineros desempleados han acudido a Errázuriz para pedirle ayuda: “Tienen yacimientos que ya no se sienten con fuerzas de seguir trabajándolos, porque la rentabilidad que obtienen es nula. No tienen ni el capital ni las ganas, no tienen recursos para aguantar”.

La gran diferencia entre la mediana y la gran minería versus la pequeña, a juicio del empresario, es que las dos primeras tienen las espaldas para soportar la crisis, mientras que la última no. Además, dice que no solo el precio del cobre es el principal factor del complejo escenario, sino también “el valor del dólar en relación con el peso, porque el valor actual no hace sustentable el negocio minero”.

 

Comentarios

Conectate con