x

Aldo Motta presidirá tensa junta de Norte Grande

En un giro completamente inesperado para los minoritarios, la SVS decidió no enviar a un representante a la reunión. Por otro lado, ya estaría todo coordinado para instalar a Rodrigo Zegers y Radoslav Depolo en la mesa.

(Diario Financiero) Tensa, polémica y compleja. Peleada, un simple trámite, y con un desenlace incierto. Así ha sido definida por varios ejecutivos de las AFP la junta de accionistas de Norte Grande (NG), en la que se llevará a cabo la repetición en la votación para elegir el directorio de la compañía.

Y es que mientras por un lado aseguran que las cartas ya están jugadas y no debería haber “ninguna sorpresa”, por el otro afirman que dada la quebrada relación entre el controlador de las llamadas sociedades cascada, Julio Ponce Lerou, y en general con la mayoría de los ejecutivos de éstas, no se pueden confiar en que no se presente algún “imprevisto”.

Pero en lo que coinciden es en lo complejo que será asistir a una junta en la que Aldo Motta, gerente general de la compañía y de otras cascadas, formará parte de la testera. Esto porque, además de haber sido multado por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) en unos US$ 25 millones, por infracciones a la Ley de Mercado y Valores y la de Sociedades Anónimas, será formalizado por eventual falsificación de actas de directorio de Oro Blanco y Pampa Calichera, como adelantó Diario Financiero, que tratan acerca de operaciones que forman parte de la llamada Arista Linzor.

Cabe recordar que desde 2006 el gerente general de NG, también lo es de Oro Blanco (hasta 2013) y Pampa Calichera, período en el que se habría realizado la eventual falsificación, con el objeto de diluir responsabilidades en las cuestionadas transacciones.

Se empieza a cerrar el círculo

Por otro lado, trascendió que según se han ido dando a conocer ciertos antecedentes de la investigación, cada vez más se llega a la conclusión de que los dardos de los involucrados, y de algunos ex directores de las compañías, apuntan a la responsabilidad que habría tenido Motta en el llamado “esquema”.

El economista Alejandro Ferreiro respondió a las consultas enviadas por la Comisión de la Cámara de diputados que investigó el caso Cascadas, señalando que hasta octubre de 2010 existía la “práctica según la cual el gerente general (Aldo Motta) adoptaba de manera personal y sin consulta previa al directorio, la decisión de comprar o vender acciones de las sociedades cascadas”. Algo que él pidió se modificara, entre mayo y octubre de ese año, lográndose un cambio de procedimiento en noviembre de 2010.

Luego, agregó que “el gerente actuaba de esa manera en base a poderes que el directorio de NG le había concedido de manera amplia e irrestricta antes de mi incorporación al directorio en abril de 2010”. Esto, según fuentes del proceso, no lo faculta para no informar sobre las operaciones que realizara, lo que se estima que sucedió.

Otro de los antecedentes que se encuentran en el expediente señalan que en decenas operaciones de la arista Linzor, Aldo Motta quien oficiaba como vendedor y luego comprador, además en su rol de gerente de Oro Blanco y Global Mining (filial de Pampa Calichera), era el encargado de dar las autorizaciones.

Cómo llegarán

La reunión de ayer Varios ejecutivos de AFP se reunieron ayer para confirmar que todos se encuentran “en la misma línea”, y que la asistencia de accionistas será la mayor posible.

Los “casi” seguros La meta para hoy es ubicar a los abogados Rodrigo Zegers y Radoslav Depolo en el directorio, y con ello controlar el comité de directores de la compañía.

Zegers por minoritarios no AFP En una primera instancia la opción de las AFP era nominar a Rodrigo Zegers, pero la SVS negó la viabilidad que ello ocurriera. Por ello es que se mantuvieron conversaciones con otros minoritarios para que ellos votaran por el abogado.

Superintendencia de Valores y Seguros no enviará representante a junta

En la jornada de ayer los minoritarios de Norte Grande recibieron una notificación que varios de ellos calificaron como “impresentable” por parte de la Superintendencia de Valores y Seguros.

Esto porque a pesar de que habían solicitado al regulador que enviaran un representante a la junta de accionistas de NG, éste les informó que la solicitud había sido “rechazada”.

Mediante oficio el regulador les señaló que ellos ya habían instruido al emisor respecto de cómo debía llevarse a cabo la junta de accionistas en cuestión, por lo que no sería necesaria la presencia de un funcionario de la SVS.

A pesar de esta explicación, y además de la posibilidad de que efectivamente la junta se lleve a cabo en total normalidad -aunque no por ello sin menos tensión-, los minoritarios apuntan a que esperaban, por lo menos, una “señal” por parte del regulador respecto a que observa con especial interés lo que ocurra en reuniones de sociedades que forman parte de las llamadas cascada.

Comentarios

Conectate con