Cinco acciones del IPSA han perdido más de un cuarto de su valor en los últimos doce meses

CAP, Andina-B, Besalco, Ripley y Cencosud han sido castigadas por sus débiles balances financieros. 

(El Mercurio) Son las cinco acciones más castigadas por el mercado chileno. CAP, Andina-B, Besalco, Ripley y Cencosud han caído sobre 25% en los últimos doce meses, al 7 de noviembre de este año, en un período en el que el IPSA -principal índice bursátil-, ha bajado 0,42%.

Las cinco tienen en común balances financieros débiles, los que han sido duramente castigados por los inversionistas. “El mercado no está pagando por un proyecto, sino por la visibilidad e inmediatez de los resultados, y hoy no hay una gran presencia de inversionistas institucionales, que son los que invierten a más largo plazo”, comenta Aldo Morales, analista de Bice Inversiones.

Las similitudes entre los cinco papeles llegan hasta ahí. Las razones que explican las caídas son, en general, particulares para cada acción.

CAP El principal productor de hierro de Chile y el mayor procesador del mineral del cono sur, ha sido la compañía más castigada en el mercado local en los últimos doce meses. En este período, los papeles han perdido 57,79% de su valor, transándose actualmente a $4.701. Si vamos aún más lejos, en junio de 2011 los títulos se negociaban a más de cuatro veces su valor ($26.110). El desplome de las acciones ha estado en línea con la baja del precio del hierro, el cual ha caído 52%, llegando a niveles de septiembre de 2009.

Según Pamela Auszenker, subgerenta de renta variable de BCI Estudios, el retroceso no responde sólo a una baja momentánea en el precio del hierro, sino a una caída estructural en el precio del mineral ante la desaceleración de China. “Hay un cambio en la visión de largo plazo del hierro”, dice Auszenker.

Los balances financieros reflejan esta baja, a la cual se han sumado mayores costos de producción. Al tercer trimestre del año los ingresos de CAP cayeron 18,5%, a US$ 1.340 millones, mientras que el EBITDA se redujo en 32,9%, a US$ 311 millones.

La compañía inició una reestructuración que ha incluido el cierre de algunas plantas, lo que ha causado ruido adicional en el mercado.

Todo esto sugeriría que el precio de la acción no representa una oportunidad de compra, dice Auszenker.

Embotelladora Andina La firma ha sufrido una de las caídas más bruscas en la bolsa local. Luego de alcanzar su precio histórico, $3.320 en febrero de 2013, las acciones Andina-B se han desplomado 45%, cerrando en $1.816,5 este viernes. En los últimos doce meses, en tanto, han bajado 36,05%.

La primera razón que dan en el mercado por el castigo que han recibido los papeles es la desaceleración económica. La segunda es el ruido que generó la reforma tributaria, específicamente el impuesto a las bebidas azucaradas.

La tercera razón que explicaría el castigo de las acciones de Andina-B es su exposición a Brasil. El alza del real ha sido desfavorable para los balances de la embotelladora, a lo que se suma la desaceleración de la economía brasileña. La compañía aumentó su exposición a este mercado el año pasado a través de la compra de Ipiranga por cerca de US$ 536 millones. Esta transacción fue financiada principalmente con deuda en reales y UF, instrumentos que han mantenido una tendencia al alza. Aquello tampoco ha resultado beneficioso para la compañía, agrega Aldo Morales, de Bice Inversiones.

Besalco La constructora ha caído 35,05% en los últimos doce meses. Pero este no ha sido el único castigo que le ha dado el mercado. Hace un año la acción era seguida por cinco departamentos de estudios. Hoy esta cifra ha caído a menos de la mitad. La razón sería la volatilidad y los bajos montos transados.

Quienes siguen la acción explican que la baja se debe principalmente a la desaceleración económica. A esto se sumaría el aumento en los costos de mano de obra y energía.

Sin embargo, las perspectivas parecen ser positivas para Besalco. “Creemos que los papeles deberían tener una leve recuperación, ya que la mayoría de los contratos con precios fijos, los cuales están haciendo disminuir márgenes a la compañía, terminan a fin de este año, dando lugar a que la firma negocie los nuevos contratos con precios competitivos”, pronostica Pilar González, analista de Credicorp, quien agrega que la recuperación será leve, debido a que se espera que en 2015 la economía continúe presionada por una baja inversión y demanda privada.

Ripley y Cencosud Ambos retailers son los que más han caído en la bolsa local en los últimos doce meses. Más allá de la desaceleración económica y la baja en el consumo chileno, el mayor castigo vendría dado por la incertidumbre que existe sobre la rentabilidad de las nuevas adquisiciones que han realizado ambas firmas, en Brasil y en Colombia.

Las acciones de Ripley han caído a la mitad desde su precio histórico alcanzado hace exactamente cuatro años, cerrando en $317,91 el viernes. En los últimos doce meses las acciones han retrocedido 27,75%. De forma similar, los títulos de Cencosud han perdido 57% desde noviembre de 2010 y 26,53% en los últimos doce meses.

¿Representan estas bajas una oportunidad de compra? Según Aldo Morales, Ripley podría ser una alternativa atractiva a mediano plazo, debido a que actualmente está transando bajo su valor libro. Esto significa que el mercado le asigna un valor menor en bolsa al que tienen sus activos contables, por lo que es de esperar un ajuste. “Puede que esto no suceda en el corto plazo, pero podría ser a mediano plazo”, prevé Morales.

Comentarios

Conectate con