x

Conicyt estrena plataforma con métricas e información científica nacionales

Conicyt invierte $ 6.300 millones anuales para proveer de información científica útil a los investigadores.

(Diario Financiero) El Programa de Información Científica de Conicyt acaba de estrenar su nuevo Sistema de Información Científica, una plataforma multifuncional única en Latinoamérica, que reúne una serie de servicios, información e indicadores nacionales de producción.

A través de ella se puede acceder a los perfiles de más de 13 mil investigadores junto a sus redes de contacto alrededor del mundo, sus líneas de investigación, áreas de interés y cada una de sus publicaciones. También se incorporó a esta plataforma la Biblioteca Electrónica de Información Científica (BEIC) -que ofrece a investigadores e instituciones sin fines de lucro acceso gratuito a más de 10 mil documentos de las principales editoriales científicas internacionales- y la aplicación de Datos Científicos, que permite visualizar de forma amigable una serie de indicadores en torno a cooperación y producción científica nacional.

Es precisamente a partir de esta última herramienta, que se visualiza que del total de publicaciones científicas realizadas en Chile durante los últimos seis años, menos del 1% viene del sector privado, siendo las del área médica y de las ciencias de la salud las que más conocimiento generaron. «La empresa en Chile genera y financia muy poca ciencia, y tampoco se apropia de investigación», apunta la directora del Programa de Información Científica de Conicyt, Patricia Muñoz. A lo anterior, se suma que, entre 2003 y 2012, en el país sólo se citaron 38 documentos de coautoría chilena para generar patentes, cifra que se eleva a 98 citas utilizadas por EEUU; 57 por Alemania; 36 por Francia; 32 por Suiza y 30 por Inglaterra. Además, acota, del escaso 0,35% del PIB que es destinado a I+D, la mayoría corresponde a recursos del Estado.

«Chile tiene publicaciones de alta calidad, lo que se refleja en que las ciencias más duras (ciencias naturales, ingeniería, medicina y agricultura) publican, principalmente, en revistas científicas Q1, que son las de mayor nivel y prestigio mundial, pero este conocimiento no está siendo aprovechado por las empresas», comenta. En este escenario, Muñoz espera que la nueva plataforma contribuya a la toma de decisiones más informadas, y aumente la colaboración y transferencia tecnológica entre la academia y el sector privado.

Sistemas complejos

Otra de las novedades de la plataforma es RedSearch, una herramienta con la que se pueden visualizar redes de colaboración científica mediante un software, cuyo desarrollo involucró una inversión de $10 millones en dos años. Se acaba de lanzar la versión Beta con miras a operar oficialmente entre fines de año y principios de 2015. «La herramienta funciona en base a algoritmos que buscan las colaboraciones científicas de los investigadores o instituciones chilenas consultadas, las cuales son graficadas con una red con la que puede interactuar el usuario», señala el líder del proyecto, Juan Pablo Cárdenas.

Además, posibilita cruzar datos y obtener información procesada -incluso si se consulta por disciplinas específicas- permitiendo acceder a perfiles, afiliaciones históricas, publicaciones, citas y áreas de investigación anexadas a la búsqueda.

¿Activos o ciencia?

Álvaro Acevedo, gerente de Innovación y Emprendimiento de Sofofa Innova, señala que el bajo interés de los privados por adoptar el conocimiento científico, se debe a la base productiva de Chile. «Si estás en el mundo farmacéutico, obviamente se destinan las inversiones a la investigación científica de punta, pero la base industrial que tenemos hace que se orienten hacia los activos fijos». Sin embargo, señala que es muy importante que se generen vínculos entre la ciencia y la empresa, destacando como ejemplo la nueva «vitrina» de Conicyt. Considera vital que el sector privado replique este tipo de iniciativas para generar una mayor sinergia.

Información y colaboración

«Esta herramienta representa una tremenda oportunidad porque el sector público y privado está muy separado. Hay mucha sinergia que se puede generar al saber qué es lo que se está haciendo», comenta David Farcas, gerente general de Centrovet.

Considera que la plataforma es un gran aporte al sector privado, ya que será más fácil saber si algún investigador está trabajando en un proyecto similar y establecer puentes para colaborar. «La I+D en Chile es del más alto nivel, sólo falta ponerse de acuerdo sobre las prioridades de cada uno y romper las desconfianzas para trabajar más alineados», agrega.

Transferencia tecnológica

Hacer investigación y desarrollo (I+D) es clave en la estrategia global de 3M. Por eso, históricamente ha destinado el 5% de sus ingresos a estos fines, y espera incrementar un punto porcentual hacia 2017. Bajo esa mirada, el gerente de I+D de 3M Chile, Hernán Conejeros, ve con buenos ojos la nueva plataforma de Conicyt. «Que exista un lugar donde esté el repositorio de la investigación científica que se desarrolla en Chile es positivo, ya que permite conectar a las empresas con los investigadores», afirma. Agrega que tener mayor información disponible permite generar alianzas para desarrollar nuevos productos, servicios y tecnologías.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]