Cobre se queda sin fundamentos… otros commodities también

Un dólar más fuerte, la desaceleración de China y el aumento de la oferta por sobre la demanda están pesando, y han hecho caer los precios de las materias primas 10,55% en los últimos tres meses. La semana pasada llegaron a su mínimo de cinco años. Entre los metales, el cobre es el más vulnerable, a diferencia del zinc. Las alzas se esperan para el próximo año.

(Pulso) Generalizar sobre las proyecciones de los precios de los commodities no es fácil. Cada uno tiene sus problemas de producción, oferta y demanda. Sin embargo, el fin del súper ciclo de las materias primas ya llegó y, de acuerdo con los analistas, los precios seguirán cayendo.

Los principales factores que han influido en el retroceso son dos: la subida del dólar a un máximo histórico (los productos básicos se miden en esta divisa) y, sobre todo, la desaceleración de la economía china.

Caroline Bain, economista senior de commodities de Capital Economics, dice que a lo anterior se suma la perspectiva de una inminente alza en las tasas de interés en EE.UU., mientras que se espera que en otros lugares se mantengan bajas.

Según Bloomberg, los precios de las materias primas cayeron la semana pasada a un mínimo de cinco años, lo que señala que los inversionistas se muestran cautelosos acerca de la fortaleza de la economía global, aún cuando las acciones estadounidenses subieron a su récord. El índice de commodities de Bloomberg, que incluye 22 materias primas, cayó la semana pasada a su punto más bajo desde el 2009, a 118,60 puntos. En el año este indicador ha caído 4,24%, pero en el último trimestre se ha ido en picada, reduciéndose 10,55%.

En el último trimestre (julio-septiembre), la mayoría de los precios de los productos básicos han tenido una variación negativa: uno de los que más han caído es el hierro (-17,16%), le siguen la plata (-16,81%), el Brent, que tocó un mínimo de dos años la semana pasada, (-14,07%), el WTI (-10,92%), el oro (-8,36%), el gas natural (-7,33%) y el cobre (-3,16%). La salvedad ha sido el café, que ha subido 7,02% en los últimos tres meses.

Aún así, Bain explica que aunque los precios de las materias primas “definitivamente seguirán cayendo”, los pronósticos no son tan malos porque a pesar de la ralentización, “China sigue creciendo a un envidiable 7% y las futuras subidas de las tasas de interés serán muy graduales”. Y agrega: “últimamente la tasa neutral de las tasas de interés en EEUU va a ser probablemente más baja en el futuro de lo que era antes de la crisis. Es más, es probable que el BCE y BOJ acomoden más la política monetaria. Así, las condiciones monetarias globales se van a mantener relativamente relajadas”.

El más vulnerable: el cobre

En el corto plazo todavía hay espacio para que los precios de los commodities sigan cayendo. Stephen Briggs, analista de Commodity Markets de BNPParibas, dice desde Londes que la reducción del precio de los metales van a continuar, hasta 2015. “El mayor factor de la caída de los precios no ha sido la fortaleza del dólar, si no la preocupación por el menor crecimiento de China, que está afectando a todos”, asegura.

De todos los metales, el más susceptible de sufrir mayores caídas es el metal rojo, porque es más sensible frente a los eventos externos.
Los expertos afirman que el aumento de la oferta minera y la moderación de la demanda de China deberían llevar al precio del cobre a los US$6.500 por tonelada para fines de este año.

“La desaceleración en el sector inmobiliario de China es una mala noticia para el cobre y se han producido retrasos en el despliegue de gasto en la red estatal de ese país”, argumenta Bain, economista senior de commodities de Capital Economics.

Sin embargo, el jefe de investigación de commodities de Commerzbank, Eugen Weinberg, cree que el potencial a la baja de los metales industriales es limitado por los altos costos de producción, pero no descarta que los precios caigan por debajo de los costos marginales de producción si se desata el pánico.

Weinberg espera que los precios del cobre se recuperen sobre los US$7.500 por tonelada el próximo año, “debido a un reajuste de la oferta y continuos déficits”.

En contraparte al metal rojo, el metal más fuerte es el zinc, incluso cuando este mercado se encontrará en déficit el próximo año por el cierre de grandes minas y muy poca oferta para reemplazarlas, explica Caroline Bain.

Los precios de la energía

En el sector energético, el petróleo tiene buenos pronósticos. Lo conflictos geopolíticos globales como la crisis entre Ucrania y Rusia o la expansión de Isis en el Medio Oriente no han tenido los efectos sobre el crudo que se esperaban. En cambio, el aumento en la oferta ha impactado a la baja en los precios.

La razón por la que el precio no ha colapsado y tampoco va a hacerlo, dice Gareth Lewis, también de BNPParibas, es porque la Opec puede reducir la producción con el fin de prevenir el aumento del stock de petróleo. “Si bien los precios del crudo están cayendo, creemos que van a subir al final del año, porque las nuevas refinerías (de China y Medio Oriente) van a usar más crudo”, en referencia a las nuevas refinerías.

Comentarios

Conectate con