Mayor retorno en el exterior y reforma tributaria alejan inversionistas de Chile

Grandes inversionistas locales han consolidado este año su tendencia de desinversión en el mercado accionario chileno.

(La Tercera) En sus niveles más bajos de exposición a acciones chilenas están las AFP y fondos mutuos (FFMM), fenómeno que según analistas se viene arrastrando desde hace varios años, pero que se ha intensificado en el último tiempo producto de mejores expectativas en mercados extranjeros y la incertidumbre económica que ha generado la discusión del proyecto de reforma tributaria.

“Esto ocurre desde hace dos o tres años y está asociado al mal desempeño del Ipsa”, dice Claudia Cavada, analista de renta variable en Banchile Inversiones. “Sin embargo, en el último tiempo algunas reformas sectoriales como también la tributaria, han afectado la visión de los inversionistas manteniéndolos alejados de la Bolsa”, agrega.

Estos flujos de inversión de AFP y FFMM, los dos grandes inversionistas locales, han emigrado principalmente a Estados Unidos, Europa y Asia, quitándole liquidez al mercado local.

Aquello, ha mantenido presionado bajo los 4.000 puntos al Ipsa, el indicador líder de acciones chilenas y referente para medir el desempeño del mercado bursátil local.

“Efectivamente, el atractivo de mercados extranjeros y el debate de la reforma tributaria han afectado los flujos, pero el acuerdo de protocolo de hace dos semanas puede marcar un punto de inflexión”, dice Mauricio Cañas, gerente de Research en Banco Penta.

Según el analista, el acuerdo entre gobierno y oposición en materia tributaria entregó certeza al mercado. “Bueno o malo, el protocolo nos da mayor tranquilidad, pues se vuelve a una política de acuerdos”, dice Cañas.

Con todo, su visión sobre el mercado local sigue negativa y espera que la Bolsa local cierre este año en 3.900 puntos, nivel inferior al que hoy se encuentra.

En renta fija en cambio, la liquidez ha comenzado a volver al mercado local, luego de un 2013 de bajos flujos. El proceso, sin embargo, ha sido lento y desacoplado de otros mercados emergentes similares al chileno.

“A diferencia de lo que vimos el año pasado, durante el 2014 hemos observado un ingreso relevante en flujos de capital desde mercados desarrollados a mercados emergentes, y Chile no ha sido la excepción”. dice Diego Figueroa, gerente de Estrategias de Munita, Cruzat & Claro. “No obstante, al comparar con otros mercados de la región, hemos visto flujos más débiles y con mayor volatilidad”, agrega.

Al igual que en el caso de la renta variable, la apatía de inversionistas de renta fija por el mercado local tiene a la reforma tributaria como uno de sus protagonistas.

“Parte de esto se explicaría por la incertidumbre que generaba la discusión respecto de la reforma tributaria y, otra parte, por las tasas poco atractivas en instrumentos de renta fija en el mercado local”, agrega Fiegueroa.

En esa línea, el analista explica que a lo anterior “se suma el hecho de que varias empresas chilenas han emitido instrumentos de renta fija en el extranjero y a que las características de las emisiones que se han dado durante el año, donde se ha visto una fuerte emisión en instrumentos en pesos a plazos largos, son menos atractivas para los inversionistas extranjeros”.

Salida de capitales

Parte de este proceso de desinversión en instrumentos locales, se enmarca en un fenómeno mayor que tiene que ver con una fuerte salida de dólares del país.

Según cifras del Banco Central (BC), entre el 1 de enero de 2013 y el 23 de julio de este año, han salido US$ 5.446 millones al extranjero. Parte importante de este fenómeno responde a un menor desarrollo del llamado carry trade en Chile, un tipo de operación financiera que hacen bancos internacionales al endeudarse a baja tasa en el exterior y ocupar esos recursos para invertir en el país aprovechando las altas tasas locales.

Pero ese escenario comenzó a desarmarse en octubre de 2013, luego que el BC iniciara una progresivo recorte en la Tasa de Política Monetaria (TPM) hasta el actual 3,75%, luego de mantenerla por 20 meses en 5%. Así, esos capitales iniciaron su búsqueda de mercados con tasas más altas.

Esta migración de flujos, que algunos analistas denominan capitales golondrinas, ha tenido a la vez, un efecto en el dólar al mantenerlo en torno a los $ 560 en su relación con la moneda local producto de una mayor escasez del billete verde en el país.
“Los capitales que gran parte del año pasado emigraron a mercados desarrollados, han comenzado a volver a los emergentes. Pese a ello, Chile ha estado desacoplado de ese proceso fundamentalmente por la discusión tributaria”, dice Cavada, de Banchile.

Comentarios

Conectate con