x

Lüders: “Antes de adoptar una política para bajar el peso del cobre, debe analizarse si ello realmente es deseable”

El economista plantea aumentar los impuestos sobre las exportaciones de cobre, y así no depender tanto de los recursos naturales.

(Pulso) Para el economista y ex ministro de Hacienda, Rolf Lüders, sólo será deseable diversificar la matriz exportadora nacional, si es que nuestra economía presenta grandes fluctuaciones en los términos de intercambio, y de ser así, plantea aumentar los impuestos sobre las exportaciones de cobre, y así no depender tanto de los recursos naturales.

¿Qué tan importante fue para Chile en materia de comercio exterior la apertura iniciada en el 74?

La apertura comercial fue un instrumento absolutamente clave del sistema económico que se adoptó a partir de 1974.  En un sistema que funciona bien -y en Chile la economía social de mercado lo hace-, todos los  elementos básicos constituyentes son absolutamente necesarios. Pese a ello, una economía pequeña como la chilena sólo puede ser eficiente, por un problema de escalas de operación y de competencia,  si es que comercia con el exterior.  De allí la importancia de la apertura comercial, que me parece hoy nadie cuestiona.

¿Significó en su momento una diversificación de la matriz exportadora?

Efectivamente así fue. Antes de la apertura, más del 80% de las exportaciones eran de carácter minero, especialmente cobre, las que luego  de 1974 se redujeron -en ocasiones- a guarismos incluso inferiores al 50%.  No obstante, el otro 50% de envíos sigue concentrado mayoritariamente en otros bienes primarios, con o sin algún grado de procesamiento.

¿Por qué de ahí en más ha costado diversificar esta composición?

Es un asunto de ventajas comparativas. Chile tiene hoy una economía que para todos los efectos prácticos es totalmente abierta al comercio exterior y éste refleja de lleno las ventajas comparativas del país.  En un país rico en recursos naturales como el nuestro, esto se traduce en exportaciones de estos recursos, generalmente con algún grado de procesamiento.

¿Podríamos padecer la llamada enfermedad holandesa?

Algunos así lo sostendrán. El hecho indesmentible es que tenemos un sub-sector -el minero y en especial el cobre, pero también otros recursos naturales- en que somos relativamente muy productivos.  Esto se traduce en un tipo de cambio tal, en que el sub-sector manufacturero, en promedio menos productivo, no puede competir internacionalmente. El esquema nos ha dado hasta ahora buenos resultados, en parte porque nos hemos beneficiado del último super-ciclo de recursos naturales.

¿Cuál es una buena política pública para fortalecer otras exportaciones no ligadas al cobre?

Antes de adoptar alguna política para reducir el peso del cobre en nuestras exportaciones, debiera analizarse si ello realmente es deseable.  Lo será en la medida que visualicemos grandes fluctuaciones en los términos de intercambio.  Si éste es el caso,  probablemente la medida más simple y efectiva sea aumentar el gravamen sobre las exportaciones de cobre (adicionales). La más eficiente, pero con efectos a plazo mediano y largo plazo, es aumentar significativamente el stock de capital humano.

Comentarios

Conectate con