x

Raimundo Espinoza: “Keller salió por un problema de gestión y no sindical”

Director de Codelco analiza los números del presidente ejecutivo saliente de la estatal y asegura que la relación con los trabajadores no fue determinante.

(La Tercera) La salida de Thomas Keller de la presidencia ejecutiva de Codelco dejó un sabor amargo entre los trabajadores, quienes fueron apuntados por algunos sectores como el motivo de peso para que el directorio de la estatal pidiera su renuncia.

Frente a eso, el presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) y director de Codelco, Raimundo Espinoza, realiza sus descargos. Asegura que en la decisión primó la evaluación de la gestión del ex ejecutivo y que hay grupos de poder politizando la decisión del directorio. “Aquí se ha tratado de dejar en la opinión pública que el problema de Codelco son los trabajadores y eso no es efectivo”, enfatiza.

¿Los problemas entre Keller y los trabajadores determinaron su salida?

Ha habido una gran ofensiva después de que el gobierno nombrara a los tres nuevos directores (Oscar Landerretche, Dante Contreras y Laura Albornoz), en el sentido de cuestionar las designaciones. Se han puesto nerviosos algunos grupos de poder que hay dentro y fuera de la empresa, con actitudes bastante groseras.

¿Qué sectores?

Sectores de la oposición, que han amenazado enviando una carta a la Presidenta Michelle Bachelet para quejarse por la salida de Keller. Los que han hecho presión política han sido esos sectores y queremos decir nuestra verdad.

¿Cuál es la verdad?

Keller no salió por un problema político ni por un problema del mundo sindical. Salió por un problema de gestión.

¿Por qué?

Si se ven los resultados de 2012, donde la gestión recibió una nota de 1,6 (en escala de 1 a 3) por el cumplimiento de factores de producción, costos directos (denominados C1) y excedentes, se percibe que no se cumplió con los compromisos. En el caso de la producción, el compromiso era de 1.708.000 toneladas de cobre y se hizo 1.647.000. En el caso del C1, se tenía que cumplir con US$ 1,35 por libra de cobre y se hizo US$ 1,63. En cuanto a excedentes, se llegó a US$ 7.518 millones, pero considerando la compra de Anglo. Si se mira el 2013, en producción la meta era 1.746.000 toneladas y se hizo 1.622.000. En costos, la meta era US$ 1,58 por libra de cobre y el real fue US$ 1,63. En excedentes, el compromiso era de US$ 4.713 millones y fueron US$ 3.889 millones. Es esto lo que mide la gestión de la empresa. El no tenía buenas relaciones con los mandos medios, no tuvo capacidad de liderazgo a nivel de gerentes ni de vicepresidentes. Por eso, si estas son las cifras reales, no hay un tema político. El presidente ejecutivo sale por gestión.

¿Por qué cree que se dice que el factor trabajador fue el decisivo?

Hay que despejar el tema de lo político y la presión sindical. Los costos remuneracionales de los trabajadores propios han disminuido. Estamos a un costo total de cerca de 17%. Los que han aumentado son los costos de terceros, que han subido sobre 30%-35% en los últimos dos años. Hay antecedentes de que la gestión no fue buena.

¿Cuál es su postura frente a la designación de Octavio Araneda como interino?

Era esperable que uno de los vicepresidentes quedara en el cargo, pero el interino no puede durar más de 30 días. El presidente ejecutivo tiene que ser puesto lo más rápido posible. Una empresa de esta magnitud no puede estar en situaciones tan inestables.

¿Qué perfil buscan?

Que sea un minero con mucho prestigio, que conozca cuál es la disyuntiva de esta empresa y sepa cuáles son los desafíos. No hablamos sólo de la relación con el mundo sindical, sino que del clima laboral dentro de la empresa.

Comentarios

Conectate con