(La Tercera) Una de la principales distribuidoras de gas natural del mundo, y la mayor en Latinoamérica, concretó ayer su ingreso al mercado chileno, tras adjudicarse un contrato de suministro de largo plazo para dotar de Gas Natural Licuado (GNL) a la central de ciclo combinado Kelar.

La española Gas Natural Fenosa -controlada por los grupos Repsol y La Caixa- cerró un acuerdo con Minera Escondida, de BHP Billiton, que estipula que a partir de 2016 entregará GNL que será utilizado como combustible en la operación de la central Kelar, el que será regasificado en el terminal de Mejillones (propiedad de Suez y Codelco).

Gas Natural Fenosa está entre las mayores distribuidoras de gas natural del mundo y en la región es el primer operador en la distribución del hidrocarburo, con seis millones de clientes en Argentina, Brasil, Colombia y México.

La entrada de la catalana al mercado doméstico se sumará a los dos gigantes que ya operan en el país en el negocio de GNL: BG y GDF Suez, los que utilizan los terminales de regasificación de Quintero y Mejillones.

La firma abastecerá a la central con su portafolio de contratos, entre los que se encuentra el acuerdo que tiene con el terminal de Sabine Pass, en EE.UU., lo que permitiría traer shale gas a Chile a través del canal de Panamá, una vez que entre en operación.

“La electricidad generada por la central abastecerá la creciente demanda de Escondida y de las operaciones de BHP Billiton, ubicadas en el desierto de Atacama. Kelar reemplazará generación a carbón y reducirá hasta 1,5 millones de toneladas de emisiones de carbono por año”, señaló la firma.

La central térmica Kelar tendrá una capacidad instalada de 517 megawatts y comenzará su construcción en el segundo semestre de este año. Por su tamaño consumirá unos 2,7 millones de metros cúbicos de GNL al día en plena operación.