Subsecretario de Minería: “Tenemos que estabilizar a Enami en lo financiero”

A pocas semanas de haber asumido este nuevo cargo, el ex ejecutivo del Cimm y Enami no duda en señalar que esta última entidad de fomento será una prioridad en el corto plazo. Del mismo modo, manifiesta el interés del actual Gobierno por reactivar un nuevo proceso de licitación del litio.

“Para mí ha sido bien natural el regreso al sector público y me tiene muy contento”. Con estas palabras el nuevo subsecretario de Minería, Ignacio Moreno, grafica su retorno a la administración estatal y particularmente al sector minero, rubro al que ha estado vinculado desde 1997, cuando se integró al equipo profesional de Cochilco como director de Evaluación de Gestión. Economista, Magister en Gestión de Empresas en la Universidad de Montpellier, Francia, y graduado en Ciencias de la Administración en la Universidad de Bradford, Inglaterra, Moreno reconoce que conducir los destinos de esta subsecretaría es un “tema bien desafiante”, pues según explica, en este tipo de cargos la “vorágine es tan fuerte, que si no tienes claros dos o tres temas en los cuales focalizar el trabajo, te puedes perder en la administración diaria o de la contingencia”.

Con un amplio currículo ligado a este sector, que incluye la dirección ejecutiva del hoy desparecido Centro de Investigación Minero Metalúrgico (Cimm), la subgerencia de Desarrollo de la Empresa Nacional de Minería (Enami) y la gerencia general de Minera Cerro Dominador, Ignacio Moreno adelanta a MINERÍA CHILENA los temas prioritarios en la agenda de la Subsecretaría y del Ministerio, señalando que con el gabinete de la ministra Aurora Williams están “trabajando muy bien y de la mano”.

¿Cuáles son las materias que van a concentrar su gestión como subsecretario?

El tema prioritario en el corto plazo es Enami. Es una empresa muy importante para la pequeña y mediana minería, y que ha tenido problemas significativos en los últimos años. Perdió más de US$70 millones en 2011 y más de US$67 millones en 2013, por lo que la prioridad es estabilizarla en términos financieros, para que cumpla con su rol de fomento.

A pocos días de haber asumido las nuevas autoridades se retiró de tramitación el proyecto de Gobierno Corporativo de Enami, que había enviado la administración anterior. ¿Por qué se tomó esa medida?

Ese proyecto se ingresó el viernes 7 de marzo, es decir, dos días formales antes del cambio de autoridad. Nosotros conversamos con diferentes actores, incluyendo Sonami y asociaciones mineras, y todos manifestaron que no tenían información respecto a este proyecto de Ley, por lo que nos pareció un tema demasiado relevante para tratarlo entre cuatro paredes. Es un problema que vamos a abordar, pero no de inmediato, porque tenemos que estabilizar a Enami en lo financiero. Cuando tengamos la situación más tranquila conversaremos ese tema involucrando a todos los actores.

Es decir, ¿lo del gobierno corporativo está supeditado a resolver el tema financiero?

No está supeditado, pero la prioridad es tener una empresa que funcione en buenas condiciones y cumpla cabalmente su rol de fomento.

¿Cuál es el diagnóstico que realiza de Cochilco y cómo piensan fortalecerlo?

Hay que fortalecer a Cochilco, pero más que en lo institucional, en lo anímico. Queremos que vuelva a lucir como lo hacía en el pasado y que aporte de manera significativa. Su nuevo vicepresidente ejecutivo (Sergio Hernández) es una persona del sector con un prestigio importante, y tiene la experiencia y prestancia para levantar la institución. Por otro lado, pretendemos tener al Área de Estudios muy cerca del Ministerio, porque la evaluación y estudios de Cochilco sirven al Estado en la medida que se transformen en insumos para políticas públicas.

¿Eso va ligado a más recursos financieros o humanos?

Financieros no necesariamente, pero humanos puede ser. Sergio Hernández está haciendo la evaluación del estado del arte y esperamos tener pronto un diagnóstico de la situación interna y una propuesta de algunos ajustes que se podrían generar.

¿Cuál es la visión sobre Sernageomin?

Sernageomin es muy distinto a lo que conocimos hace cinco años, a raíz del accidente de la mina San José. Su presupuesto más que se duplicó y su dotación subió de manera significativa. Se ha fortalecido en términos institucionales y eso hay que reconocerlo. Pero nos parece que la cultura de fiscalización ha ido cambiando. Ahora existe una fiscalización sin un contacto muy estrecho con los mineros y sin generar un diálogo constructivo con ellos. El rol de Sernageomin, más allá de la fiscalización, es educarlos, enseñarles a tomar medidas de protección personal, de protección en la faena, mostrarles dónde están fallando.

El futuro del litio

¿Existen las condiciones para reactivar un nuevo proceso de licitación del litio?

No solamente existen las condiciones, sino que estamos trabajando activamente en el tema. Vamos a conformar una comisión técnica que va a proponer una política nacional del litio y sobre esa base definir una agenda de trabajo para los próximos meses y años.

¿Quiénes integrarán esta comisión?

Estamos trabajando en eso. Lo tenemos como compromiso para los primeros 100 días y ya tenemos el diseño más o menos claro. Hay expertos que han planteado que no sería necesario crear una nueva comisión, porque los antecedentes ya están más o menos claros.

Pero a pesar que los antecedentes estaban claros, la política que planteó el Gobierno anterior respecto al litio fracasó en términos institucionales. Pienso que tenemos que hacernos cargo, como Ministerio, de lo que pasó anteriormente y revisar lo que fue el actuar del comité de operaciones especiales, y enmarcarlo dentro de la política nacional del litio; que sea una hoja de ruta clara para todos los actores.

¿Con qué medidas pretenden apoyar el cluster minero?

Primero, lo que queremos es reflotarlo. Esto se creó durante el anterior Gobierno de la Presidenta Bachelet. Funcionó con un consejo, tenía un secretario ejecutivo, una institucionalidad clara y empezó a trabajar; posteriormente la saliente administración no lo puso dentro de su ítem prioritario y el tema se adormeció en términos institucionales.

Entendemos que el consejo todavía sigue existiendo, pero no se ha reunido desde hace cuatro años.

Una política de cluster tiene efectos a largo plazo, por lo que es muy difícil que en tres o cuatro años se pueda lograr algo significativo. Por lo tanto, nos parece muy importante darle el tiempo a esta iniciativa para que pueda generar resultados que sean notables.

 

Comentarios

Conectate con