x

Embajador de Perú en Chile: “Lo que más me preocupa es el conflicto entre las comunidades y las mineras”

Carlos Pareja agrega que la desaceleración de China provocará que los ingresos de ambos países vayan a disminuir “de manera sustancial”.

(Pulso) Al igual que para Chile, la minería ha sido desde la colonia un sector primordial para la economía peruana. Por esto el embajador de Perú en Chile, Carlos Pareja, destaca la necesidad de potenciar los proyectos mineros en su país, que abarcan la explotación de un espectro amplio de yacimientos: oro, cobre, estaño, plomo, zinc, hierro y plata. “Tenemos minería a lo largo y ancho de Perú y nuestro presente, pasado y futuro dependen mucho de ella”, dice a PULSO.

Este mes el consorcio chino-  integrado por MMG (filial externa de China Minmetals)- compró la mina de cobre peruana Las Bambas a la firma Glencore Xstrata, la mayor adquisición en el extranjero de la industria minera del gigante asiático.  “China es nuestro principal comprador y un inversionista muy importante en el sector”, afirma Pareja.

El embajador ha estado dedicado a traer a 20 empresas peruanas proveedoras de insumos y servicios para el proceso minero en la feria Expomin 2014, que se realiza esta semana en Santiago.

Al parecer el fallo de La Haya en favor de Perú no ha sido impedimento para el afianzamiento de la relación comercial entre los países limítrofes. Pareja sostiene que, aunque los grandes inversionistas mineros son transnacionales, “la relación con Chile es muy estrecha”.

Las semejanzas entre Chile y Perú no se quedan en ser productores mineros, sino también porque enfrentan desafíos similares: el conflicto con las comunidades ancestrales, la desaceleración de China- el principal destino de las exportaciones del rubro- y el menor precio de los commodities.

Sin embargo, a pesar de la desfavorable situación internacional, el diplomático cree que la inversión minera en Perú seguirá creciendo.

¿Qué beneficios puede traer hacer negocios con Perú?

Perú es un país polimetálico, donde el 55% de las exportaciones totales son producto de la minería, lo que nos reportó unos US$23 mil millones en 2013.

Estamos en un ciclo muy bueno por los altos precios de los commodities y ha habido mucha inversión en Perú en proyectos mineros que ahora se están cristalizando después de años, y afortunadamente ese ciclo no se ha interrumpido en Perú.

Dado que los proyectos están terminando su ciclo, ¿esperan una desaceleración de la inversión?

Lo que se ha desacelerado es el ciclo de los precios de los commodities, lo que naturalmente desincentiva a algunas empresas a invertir.

¿Qué esperan entonces?

A pesar de la situación internacional, creemos que la inversión en la minería peruana continuará. Esperamos que este ciclo de baja de los precios no coincida con uno de baja de inversión, y por eso los países productores de metales tenemos que redoblar los esfuerzos en incentivar la inversión en minería y el gobierno tiene que cooperar en esto. Afortunadamente, la legislación nuestra es muy moderna y estable y hay una amplitud de mineras presentes en Perú, desde empresas australianas, canadienses, neozelandesas y sudafricanas. China realizó una compra muy importante hace poco. Eso es un incentivo adicional.

En este sentido, ¿cómo va afectar la desaceleración de China y la menor demanda por materias primas al sector?

Ya lo afectó, los precios han bajado, los ingresos de los países como Perú y Chile van a disminuir de manera sustancial, entonces hay que estar preparado para eso.  Sin embargo, por la solidez de nuestra economía, vamos a poder paliar ese golpe duro.

¿Cuál es la mayor preocupación de la minería peruana hoy?

Lo que más nos preocupa es la conflictividad social. Es un tema muy delicado que no se puede dejar al azar, porque si no se enfrenta desde el principio  y de manera oportuna, esas situaciones de conflictividad aumentan. En Perú somos muy conscientes de eso porque hay personas que se aprovechan de esto.

¿A qué se debe el conflicto con las comunidades?

Lo que pasa es que estas tienen mucho temor a la minería, porque creen que van a alterar su modo de vida y que los van a echar de la zona.

¿Qué están haciendo concretamente para llegar a una solución?

Estamos teniendo mucho cuidado con eso y poniendo mucho énfasis en la solución para que no surja un nuevo conflicto, a través del trato directo con la comunidad y de la mediación de sociólogos, antropólogos. También se ha pedido colaboración a las empresas, que  han estado dispuestas a colaborar con el gobierno. Establecimos una oficina especial que depende del primer ministro peruano (René Cornejo) y a través de mesas de diálogo en las zonas de tensión se ha logrado solucionar muchos de esos conflictos.

Comentarios

Conectate con