x

Julio Ponce busca seducir a accionistas de Cascada sobre SQM

El ejecutivo destacó que Oro Blanco refinanció pasivos y se redujeron las dietas del directorio. Además, ve buenas perspectivas para el precio de fertilizantes.

(Pulso) Un escenario de cautela y de optimismo a la vez sobre el futuro de Oro Blanco y Norte Grande, es lo que describe Julio Ponce, presidente de las sociedades que controlan SQM, conocidas sociedades cascada.

En medio del proceso del aumento de capital que lleva a cabo Oro Blanco y Norte Grande por US$120 millones y US$92 millones respectivamente, las sociedades aguas arriba de SQM (Norte Grande, Oro Blanco y Calichera) publicaron sus memorias de 2013, documentos en los que Ponce describe la situación del principal activo subyacente a los accionistas. Algo no menor, pues los inversionistas institucionales deben decidir si participan de la capitalización en un momento en que los minoritarios mantienen una disputa con el controlador en el denomincado Caso Cascada.

Primero, describió el impacto que significó el fin del cartel del potasio a nivel de precios y el fuerte incremento de costos de la minera no metálica. “Durante 2013, SQM enfrentó una serie de desafíos en sus principales mercados que afectaron sus resultados operacionales. Los precios internacionales del cloruro de potasio sufrieron importantes bajas, impactando de manera significativa los márgenes de dicha área de negocio. (…) Por otra parte, la situación más compleja, y a su vez con mayor impacto en los márgenes de SQM, es la que se presentó en el mercado del yodo durante el año 2013”, afirmó Ponce.

Luego, resaltó que han adoptado las medidas correspondientes, tanto en SQM como en las propias sociedades Cascada para enfrentar estos escenarios. Una de las formas para ello es que la minera no metálica amplió la base de negocios, aumentó su capacidad de producción en los últimos años y en 2013 inició un proceso de optimización global para hacer la empresa más eficiente. “Esperamos que SQM S.A. obtenga los primeros beneficios de los esfuerzos realizados en materia de reducción de costos durante 2014”, especificó el presidente.

Pero las medidas no sólo han corrido por cuenta de SQM, sino también de Oro Blanco: “La administración y el directorio de Sociedad de Inversiones Oro Blanco S.A. han procurado tomar una serie de medidas para reducir los gastos de la compañía – partiendo por las dietas de los propios directores – los cuales tendrán un impacto relevante en el ejercicio 2014. De igual manera, se han refinanciado pasivos, aumentando los plazos de las amortizaciones de capital, de manera que la Sociedad no enfrente estrechez de caja durante este período de mayor incertidumbre en nuestro activo subyacente”, enfatizó Ponce.

Cambio de viento

Hacia delante, parece que el viento dejará de soplar en contra de SQM, fundamentando el optimismo en la minera no metálica y, por ende, en las sociedades cascada.

“La recuperación de la economía internacional podría permitir la reactivación de proyectos de generación eléctrica basados en energía solar y que utiliza sales de nitratos como medio de almacenamiento térmico. Según ha anunciado SQM, las mejores perspectivas de esta industria debieran impactar positivamente sus ventas a partir de 2015”, sostuvo Julio Ponce a los accionistas.

Además, destacó que SQM espera que los distintos mercados muestren durante el segundo semestre tendencias positivas en los precios que en definitiva se traduzcan en importantes aumentos en sus márgenes a partir del año 2015.

Comentarios

Conectate con