x

Buscan potenciar recursos hídricos para el desarrollo de actividades productivas

La Iniciativa incluye una inversión de $1.300 millones y favorecerá investigación, difusión y soluciones tecnológicas para la minería, agricultura y turismo.

La puesta en marcha del proyecto implica la inversión de $1.300 millones para contribuir a dar solución a los problemas crónicos que implica la escasez hídrica en la Región de Antofagasta.

La iniciativa, impulsada por la Universidad Católica del Norte (UCN), está orientada a crear una cultura sustentable del agua en zonas de extrema aridez por medio de un modelo de gestión integral de este recurso. La idea es encontrar respuestas para enfrentar el déficit permanente del vital elemento para favorecer el desarrollo de la minería, industria, agricultura y turismo, entre otras actividades productivas, además de dar solución a los problemas que significa satisfacer el consumo humano diario en el corazón del desierto de Atacama.

La vicerrectora de Investigación y Desarrollo Tecnológico (VRIDT) de la UCN, María Hernández, explica que abordar este proyecto -cuyo lanzamiento está programado para mayo- fue un gran desafío por lo elevado de los montos involucrados y por los compromisos que la Universidad adquiere. “Es ver cómo hacemos que este tema, que involucra el agua y que es abordado de una manera técnica, lo pudiéramos hacer aún más impactante y que tuviera que ver con la cultura del uso sustentable del recurso hídrico. Llegar no solo a las empresas, sino a la sociedad completa”.

Agrega que la UCN tiene un camino recorrido en esta área. Y que éste es un tema que consideró la formación de un equipo multidisciplinario, el cual tiene su corazón en el Centro de Investigación Tecnológica del Agua en el Desierto (CEITSAZA), pero que involucra a otras unidades, como la Facultad de Ciencias Jurídicas, el Instituto de Políticas Públicas, el Parque Científico y Tecnológico (PC&T); el Programa DeLTA UCN, la Escuela de Arquitectura, el Centro de Estudios en Derecho de Recursos Naturales (CEDRENA); el CEAZA (Coquimbo) y las facultades de Ingeniería y Ciencias Geológicas y de Ciencias de la Ingeniería y Construcción.

“El desafío fue integrar en una mesa a personas con diferentes especialidades y distintos lenguajes, quienes se deben coordinar y llegar a consenso. Lo que finalmente queremos es que a través de un proyecto universitario como éste, enlazado con otros actores de la región, pueda llegar a proponer y presentar propuestas de políticas públicas, que sean tomadas para regular y resguardar el uso del agua”, sostuvo la autoridad.

Ejes de trabajo

Los recursos del proyecto fueron aportados en más de un 90% por el Ministerio de Educación, a través de la línea de Convenios de Desempeño que impulsa la cartera de Educación; mientras que el complemento corresponde a fondos del Programa de Mejoramiento Institucional (PMI) de la UCN. La materialización de la iniciativa -según lo explica la gerente del PMI, Yaneska Tapia Lineros- tendrá una duración de tres años, con término a fines de 2016.

Comentarios

Conectate con