BCCh reduce tasa de interés a 4% y condiciona próximas bajas a las perspectivas de inflación

En la tercera reunión de política monetaria del año participó el ministro de Hacienda, Alberto Arenas.

(La Tercera) Dos novedades tuvo la reunión de política monetaria efectuada ayer. La primera, participó el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, y la segunda, apareció la inflación en el horizonte del Banco Central, lo que lo llevó a matizar su sesgo expansivo.

Entre enero y febrero, el Indice de Precios al Consumidor (IPC) acumuló un alza de 0,7% y las expectativas para marzo apuntan a un rango entre 0,5% y 0,7%. De cumplirse esta proyección, el primer trimestre cerrará entre 1,2% y 1,4%, lo que pone cuesta arriba alcanzar el objetivo inflacionario.

Por ello, en esta oportunidad, si bien el BC recortó en 25 puntos base la tasa de interés para dejarla en 4%, tal como esperaba el mercado, condicionó los próximos movimientos al escenario macro interno y externo y su efecto en la inflación.

“El consejo evaluará la posibilidad de introducir recortes adicionales de la TPM de acuerdo con la evolución de las condiciones macroeconómicas internas y externas, y sus implicancias para las perspectivas inflacionarias”, señaló el comunicado.

Asimismo, reafirmó su compromiso de conducir la política monetaria con flexibilidad, para que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política.

Los economistas coinciden en que el BC puso una cuota de cautela a los próximos movimientos, ante el riesgo de mayores presiones inflacionarias. De todas formas, esperan que la TPM llegue a 3,75% o incluso hasta 3,5% hacia fines del primer semestre.

Rubén Catalán, de Bci Estudios, dijo que el ente rector reconoce que el escenario económico es bastante más incierto y pone el acento en las expectativas de inflación ancladas en 3%. Catalán añadió que si bien existe espacio para que la TPM llegue a 3,75%, “todo dependerá de lo que pase con las expectativas de inflación, que están fuertemente influidas por el tipo de cambio”.

El dólar acumula un alza de $ 46,5 en lo que va del año y ayer cerró en $ 572,5. Desde Banco Santander esperan que la tasa llegue a 3,5% en el primer semestre, aunque ahora tras el mensaje del instituto emisor consideran que “la autoridad estará particularmente alerta a la evolución del IPC”.

Matías Madrid, de Banco Penta, señaló que “el ente rector se muestra preocupado de la desaceleración y, a la vez, no quiere generar un impacto mayor sobre el tipo de cambio, por eso entrega este mensaje al mercado”.

Nathan Pincheira, de Banchile, comentó que “los próximos movimientos quedarán claros en el Ipom de marzo. Ahí tendrá información nueva para saber con mayor certeza cómo está la economía”.

Escenario macro

En su descripción del escenario interno, el BC afirmó que “la actividad y la demanda interna han crecido por debajo de lo anticipado en el Ipom de diciembre, particularmente los sectores relacionados con la inversión”. Mientras que “la inflación anual ha aumentado, influida por mayores precios de alimentos, combustibles y la depreciación del peso”.

Afirma que, “en términos anuales, la inflación del IPC y la inflación subyacente, que excluye alimentos y energía, alcanzaron a 3,2% y 2,5%, respectivamente”. Con todo, “las expectativas inflacionarias continúan en torno a 3%”.

En el ámbito externo, destacan que los antecedentes recientes confirman las perspectivas de recuperación gradual de las economías desarrolladas, mientras que las proyecciones para las emergentes, especialmente de América Latina, han retrocedido. “Noticias recientes de China han impactado negativamente el precio del cobre y de otros metales”.

Comentarios

Conectate con