x

Hasta US$ 1.200 millones menos tendría el fisco, por desaceleración y baja del precio del cobre

Un crecimiento del PIB menor al 4%, el valor del metal rojo cercano a los US$ 3 la libra y una menor demanda interna generarían un efecto directo en la recaudación.

(El Mercurio) Los cambios en el escenario económico están jugando en contra de los ingresos del gobierno en 2014. Hasta US$ 1.200 millones menos de recaudación podría tener el fisco este año, respecto de lo que estaba previsto, por la combinación de menor crecimiento, desaceleración de la demanda interna y la caída en el precio del cobre.

Según los cálculos de BBVA Research, los cambios que ha tenido el escenario macro desde la publicación del Informe de Finanzas Públicas (IFP) en octubre, tendrá implicancias directas en las cuentas fiscales.

En el Presupuesto 2014, los ingresos se estimaron en US$ 59.082 millones.

El cambio más relevante vendría por el precio del cobre. El Presupuesto 2014 se elaboró con un valor del metal promedio de US$ 3,25 la libra. Ayer, el metal rojo cerró a US$ 3,05 la libra, y acumula un caída de 9,1% en el año.

Si el precio promedio de 2014 fuera US$ 3, lo que implicaría que el valor siga cayendo y se ubique algunos meses del año bajo US$ 3, los ingresos asociados a la gran minería privada y Codelco se reducirían en cerca de US$ 1.200 millones, explica Hermann González, economista principal de BBVA Research.

A ello se suman los efectos de la desaceleración de la economía y de la demanda interna. En octubre del año pasado, Hacienda proyectó que el PIB de este año ascendería a 4,9% y que la demanda interna lo haría en 5,4%. Según la última Encuesta de Expectativas del Banco Central (ver recuadro), el consenso del mercado es que la economía solo crezca un 3,7% en este ejercicio.

Si se diera este último escenario, con una demanda interna aumentando en torno a 4%, “se traducirá en menores ingresos fiscales por concepto de IVA, impueso a la renta y otros impuestos por una cifra cercana a los US$ 600 millones”, estima el economista.
Sumados, estos factores implicarían US$ 1.800 millones menos en las arcas fiscales. Sin embargo, hay un tercer elemento compensatorio, que es el mayor tipo de cambio.

Dólar eleva ingresos

El Presupuesto 2014 se hizo con un dólar promedio de $522. “A la luz de lo que hemos visto en el primer trimestre del año y de acuerdo con las expectativas del mercado, parece muy poco probable que se dé esta cifra”, dice González.

Explica que el cobre se vende en dólares. Por lo tanto, el alza del tipo de cambio implica mayores ingresos si estos se miden en pesos.
Suponiendo un tipo de cambio promedio de US$ 570 -ayer cerró en $574-, BBVA estima que el impacto compensatorio en los ingresos fiscales sería del orden de US$ 600 millones a US$ 700 millones adicionales.

La suma de todos estos efectos sobre los ingresos efectivos es de 1.100 millones a US$ 1.200 millones menor. Es decir entre 0,4% y 0,5% del PIB.

González indicó que, además, si el tipo de cambio aumenta, influye en los ingresos estructurales, lo que daría espacio para más gasto público en una magnitud del orden de 0,2%-0,3% del PIB.

“Más ingresos efectivos y más gasto público dan como resultado un mayor déficit fiscal como porcentaje del PIB, el que pasaría desde 0,9% del PIB estimado por la autoridad a una cifra más cercana al 1,5% del PIB”, explica González.

Coincide el economista de Aserta, Hernán Frigolett, quien señala que “respecto de todos los supuestos con los cuales se elaboró el Presupuesto 2014, en la realidad nos dice que es muy probable que quedemos bien por debajo en términos de precio del cobre y de crecimiento”.

El ministro de Hacienda, Alberto Arenas, acudirá al Congreso el 7 de abril, para exponer sobre el estado de las finanzas públicas.

Comentarios

Conectate con