x

Un tercio de la Agenda de Impulso Competitivo del Gobierno quedó entrampada

Según el Ministerio de Economía, de las 60 medidas de la Agenda Pro Competitividad, 51 fueron implementadas. Sin embargo, 11 de ellas sólo son proyectos de ley que quedaron en el Congreso, y las otras 9 finalmente fueron descartadas por la autoridad.

(Pulso) El próximo 4 de marzo en el Hotel Intercontinental, la Oficina de Competitividad realizará su primera cuenta pública desde que se presentó en mayo de 2011 las primeras 50 medidas de la Agenda de Impulso Competitivo (AIC) y a la que luego, en febrero de 212, se le sumaron 10 más.

Para la autoridad el desarrollo de la AIC ha sido todo un éxito, de hecho, según sus registros a la fecha van implementadas 51 medidas de las 60. Sin embargo, existen 20 que no están operativas.

De las 51 medidas supuestamente implementadas, 11 de ellas sólo corresponden a proyectos de Ley que fueron ingresados en el Congreso, es decir, no son medidas que estén operando (ver tabla).

Un ejemplo de esto es la medida 18 que impulsa más competencia en transporte marítimo de carga y pasajeros dentro del país. Respecto a esta medida sólo se presentó al Congreso un proyecto de ley que propone eliminar las barreras adicionales que encarecen el ingreso de las naves extranjeras para realizar cabotaje y equiparar el tratamiento tributario de éstas con las naves nacionales.

Similar es el caso de la medida 35 sobre «Digitalización: más información por vía electrónica», que fue se presentada al Congreso y tiene como objetivo que las personas opten por publicar en medios electrónicos o en papel, cualquier publicación que la ley exija. Actualmente esta iniciativa se encuentra en primer trámite legislativo en el Senado.

Otras medidas que componen el grupo de proyectos de ley ingresados al Congreso, son la 47 y 48 sobre adaptabilidad laboral en el sector agrícola y el sector turismo, respectivamente. De igual forma, la medida 54 que pretende reformar el sistema de notarios y conservadores sólo quedó en primer trámite de la Cámara de Diputados.

A esto, se suman 9 medidas que fueron descartadas por la autoridad, sin certeza si el próximo ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, retomará la AIC o le dará un nuevo impulso.

El camino de la AIC
La iniciativa de la AIC fue liderada por el entonces ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine y pretendía dar vigor al crecimiento económico, eliminando barreras, acelerando trámites y mejorando las condiciones para emprender e innovar.

Posteriormente, su sucesor, Pablo Longueira, dio a conocer 10 nuevas medidas para darle mayor impulso a la AIC. Con la salida de Fontaine de la cartera, la ex directora de la AIC, Joanna Davidovich junto al subsecretario Tomás Flores, llevaron adelante la gestión de la agenda, a la que Longueira buscó otorgarle continuidad. Luego, en mayo del año pasado asume como titular de Economía, Félix De Vicente y la AIC pierde protagonismo.

Hito de cumplimiento
Hoy la AIC está a cargo del actual director de la Oficina de Competitividad, Esteban Carrasco, quien sostiene que «desde un principio se definió que el ingreso de los proyectos de ley iba a marcar el hito de cumplimiento para efecto de la Agenda de Impulso Competitivo, lo mismo que los decretos cuando se ingresan a la Contraloría y eso se explica porque la oficina de competitividad pierde de alguna manera el control de la medida una vez que entra al Congreso y pasa a depender de la gestión de los propios parlamentarios».

Además, el economista agrega que «no todos los proyectos de ley que entraron al Congreso emanan del ministerio de Economía, entonces ahí nosotros no tenemos mucha injerencia».

Respecto a las 9 medidas descartadas de la agenda, Carrasco explica que no llegaron a buen puerto, debido a que algunas de ellas implicaban la coordinación de muchos ministerios, actores distintos al interior del Ejecutivo, además de temas técnicos que tocar.

«En algunos casos no se logró definir un camino común y en otros hubo otras prioridades donde avanzar primero, como pasó con acuicultura, donde se puso el énfasis en reglamentos antes de seguir con la ley, y el trabajo de los reglamentos tomó más tiempo del esperado», acota.

Respecto de otras medias como el Estatuto PYME 2.0, el director de la Oficina de Competitividad asegura que «ahí también era necesario una coordinación con otros ministerios, especialmente con Salud, lo cual se tardó más de la cuenta».

Doing business por ciudades
El seminario del 4 de marzo, que tiene trabajando a toda máquina a la oficina de Competitividad, tendrá como gran novedad que representantes del Banco Mundial presentará en público la metodología del «Doing Business Subnational».

«Con esto se realizará un medición de la competitividad al interior del país midiendo en distintas ciudades. Eso permitirá conocer las diferencias entre regiones del tema, de forma tal de poder generar una política económica más especifica que mejore la competitividad», explica Carrasco.

Asimismo, con esta nueva herramienta se podrán comparar las ciudades del país con ciudades de otros países en base a metodología similares.

Además, en la actividad se mostrarán los resultados de la Agenda de Impulso Competitivo, Agenda pro Inversión y Competitividad, y Agenda de Impulso Competitivo Regional. «El fin es traspasar la información a la siguiente administración para que se pueda seguir fomentando la competitividad», sentencia.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]