México, Perú, Colombia y Chile son los países más atractivos para la inversión

Desde Washington, el economista en jefe del Instituto Internacional de Finanzas, Charles Collyns, evidenció que la mayor sensibilidad de los inversionistas a la reducción de liquidez del sistema financiero exacerbará la diferenciación de los mercados.

(El Economista / América Economía)  México, Chile, Colombia y Perú se mantendrán como los receptores más atractivos de inversión extranjera este año en América Latina, por la solidez de sus fundamentales, sus políticas prudentes y crecientes exportaciones, anticipó el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

Desde Washington, en conferencia telefónica, el economista en jefe del Instituto, Charles Collyns, evidenció que la mayor sensibilidad de los inversionistas a la reducción de liquidez del sistema financiero exacerbará la diferenciación de los mercados.

Y puso de relieve que estos cuatro países que integran la llamada Alianza del Pacífico ofrecen las características de certidumbre que estarán buscando los inversionistas conforme siga reduciéndose la liquidez global.

“A medida que la liquidez se vuelva menos abundante en el sistema financiero global, los inversionistas serán más sensibles al riesgo y estarán más alertas ante la debilidad de las políticas financieras de algún mercado y podrían incluso amplificarlas”, dijo en conferencia telefónica.

Estas cuatro economías generan 35% del PIB de América Latina y concentran 50% de las exportaciones latinoamericanas, lo que equivale a US$1,100 millones. Si los cuatro países miembros fueran una sola nación, serían la octava economía del planeta.

Al presentar el primer reporte financiero del año, el “Capital Markets Monitor” refirió que “la impresionante agenda de reformas estructurales está incrementando el atractivo de México”.

Anticiparon que la implementación de la reforma energética impulsará el flujo de Inversión Extranjera Directa de 1,8% del PIB, que se registró en el periodo del 2010 al 2012, a 2,3% entre este año y el próximo.

Y una vez que se haya echado a andar, podría crecer hasta aproximarse a los tres puntos del PIB.

Al interior del documento, 
explican que el flujo de inversión foránea se duplicó el año pasado.

“Entre junio y noviembre, el mercado de deuda soberana de México se redujo de US$2,600 millones a US$1,700 millones, respectivamente; luego remontó en más de US$3,000 millones y US$6,000 millones en noviembre y diciembre”, destacaron.

Comentarios

Conectate con