x

El mundo emergente ya pesa más en el PIB global que países desarrollados

En 2005, el 60% del tamaño de la economía planetaria venía de naciones ricas. En 2014, llegarán solo al 48,8%.

(El Mercurio) Un punto de inflexión histórico ocurrió en 2013: los mercados emergentes y en desarrollo fueron, por primera vez, las economías con mayor peso en el Producto Interno Bruto (PIB) del mundo.

Según las cifras actualizadas del Fondo Monetario Internacional (FMI), este bloque captó el año pasado el 50,4% del PIB global -medido por paridad de poder adquisitivo-, desplazando el tradicional liderazgo del conjunto de los países desarrollados , que decayeron hasta el 49,6%. Para 2014, la ventaja seguirá creciendo para los emergentes pese a su escenario actual de desaceleración económica, pues alcanzarían un histórico 51,14%.

Mientras tanto, los países ricos -cuyas perspectivas de crecimiento, según el organismo, son más positivas- continuarán su curva a la baja, pues exhibirían un inédito 48,87%. “Los efectos de la crisis subprime restaron mucha fuerza a las economías maduras, coincidiendo con tasas de expansión muy elevadas entre los emergentes. Un país que crece al 7% por diez años termina duplicando su tamaño, mientras que otro que lo hace al 2% en ese período solo aumenta su PIB en un 20%”, explica Cristóbal Doberti, economista jefe de BICE Inversiones.

El mundo desarrollado ha ido disminuyendo el tamaño de su economía progresivamente en la última década. Por ejemplo, en 2005 tenía casi el 60% del PIB global y en 2008 -tras la caída de Lehman Brothers- llegó al 54,8%. La vertiente de los emergentes, en cambio, ha sido de un alza explosiva, considerando que hace nueve años solo captaban el 41% del producto del mundo.

“Aun con su desaceleración, las economías emergentes siguen siendo las que más se expanden en el mundo. Más todavía, considerando el soporte de China, que a pesar de que en 2013 creció a su peor tasa en 14 años (7,7%), su contribución al PIB mundial será mayor que cuando tenía tasas de PIB sobre el 10%”, indica Mario Dell’Oro, director ejecutivo de Morgan Stanley en Europa.

¿Solidez china?

Ayer, en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), Liu Mingkang, miembro del Instituto Global Fung (Hong Kong), dijo que las preocupaciones de que la economía china se quedará sin combustibles son infundadas. “Las tasas de crecimiento se han reducido 30% en los últimos tres años, pero las autoridades confían en que el país mantendrá su impulso económico más sostenible a un ritmo de 6% a 7% hasta el año 2020”, aseguró.

Si bien el mundo emergente engrosa su protagonismo en la composición del PIB mundial, una parte de ellos no goza de esa misma suerte: América Latina. Se proyecta que la región en 2014 llegaría al 8,61% del producto del orbe, su menor peso desde el 2010, cuando ostentaba el 8,6%.

Latinoamérica enfrenta un escenario de desaceleración (ver relacionado) producto de la debilidad internacional en el precio de las materias primas y, adicionalmente, afectado por el decaimiento de la expansión de Brasil, la economía de mayor tamaño en la zona.

La región En 2015, América Latina tendrá el 8,61% del PIB global, su menor peso desde 2010. América Latina registrará en 2014 su menor aporte en una década al crecimiento de la economía global.

Esta semana, el FMI actualizó sus proyecciones de crecimiento y elevó sus cálculos para el mundo en 2014 en una décima, hasta 3,7%. También mejoró en 0,2 puntos porcentuales las perspectivas para los países desarrollados (hasta 2,2%) y mantuvo su estimación para los emergentes en 5,1% para este año. Sin embargo, redujo nuevamente los números de América Latina para 2014 hasta el 3%, una décima menos que lo augurado en octubre.

Ese escenario resta aún más el aporte regional al crecimiento del mundo, pues se proyecta que este año contribuya solo con el 7,92% en el alza del PIB global, el peor registro desde 2003. “América Latina está sufriendo los efectos de una menor demanda mundial de materias primas, un ingreso que en años anteriores fue muy importante para acelerar el crecimiento de la región. El factor de los commodities muestra que el modelo de los países latinoamericanos se está agotando, lo que pone presión a las autoridades a buscar nuevas alternativas para diversificar sus economías”, señala Mario Dell’Oro, director ejecutivo de Morgan Stanley en Europa.

El FMI espera que la economía regional comience paulatinamente a repuntar el 2015 hasta crecer 3,3%, pero advierte de ciertos riesgos. “Estas economías se beneficiarán del crecimiento en las avanzadas. Pero deberán, a medida que la política monetaria se normaliza en EE.UU., encarar condiciones financieras más ajustadas”, afirmó esta semana Olivier Blanchard, economista jefe de la entidad.

Comentarios

Conectate con