x

Los factores que explican el sesgo a la baja en el precio del cobre en 2014

Promedió US$ 3,32 en 2013 y este año se prevé un poco menor. Influirán la menor demanda china y la mayor producción. En 2015 volvería a subir.

(La Tercera) Apenas seis meses atrás, el precio del cobre se tambaleaba en forma amenazante en el filo de la barrera sicológica de los US$ 3 por libra. El temor a una desaceleración de las compras desde China y la aversión al riesgo que generó el anuncio del retiro de los estímulos monetarios en Estados Unidos lo pusieron en ese punto, después de un primer semestre relativamente holgado. Aunque ambas aprensiones aflojaron en la última parte del año, es improbable que en 2014 la cotización siga fortaleciéndose, aseguran algunos expertos.

En cambio, este año el valor del metal rojo sí podría caer por debajo de la barrera de los US$ 3, según algunas estimaciones, y, muy probablemente, cerrará en un nivel inferior al promedio de 2013, de US$ 3,32 por libra (y US$ 3,39 por libra al cierre del ejercicio). Esto está en línea con lo manifestado hace unos días por el ministro de Minería, Hernán de Solminihac, quien proyectó una cotización de entre US$ 3 y US$ 3,3 por libra para este ejercicio.

Lo que sí es posible también, sin embargo, es que en 2015 el mercado experimente renovados bríos y el cobre salte a una media de US$ 4,3 por libra, aun por encima de los US$ 4 registrados en 2011.

Como es usual, una multiplicidad de factores estarán en juego este año tirando para los extremos alcista y bajista. El resultado neto será un precio promedio de US$ 3,17 por libra para este año, según la más reciente encuesta de Bloomberg sobre proyecciones del mercado. Ese pronóstico tiene puntas de US$ 3,63 hacia arriba y de tan solo US$ 2,7 por libra en la cota inferior (ver infografía).

El hecho de que el precio previsto no sea tan distinto al de este año, pese a factores fundamentales que lo van a acotar este año, se debe a mejores perspectivas de crecimiento global para este año. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el PIB mundial se expandirá en 3,6%, después de avanzar un 2,9% en 2013.

Pero a juicio de algunos expertos, el sesgo del precio del cobre apuntará hacia abajo. Hace tres semanas, el mismo FMI planteó que “los riesgos de cola para el metal (a 12 meses) se han incrementado, ya que la probabilidad de que el precio caiga por debajo de US$ 2 por libra aumentó a 1,4%, desde 1% en noviembre”. La entidad, al mismo tiempo, estimó que la probabilidad de que la cotización aumente en forma considerable es muy menor.

Las razones

Luego de cerrar el viernes en US$ 3,303 por libra, el cobre se encuentra en backwardation, una condición en que el precio spot es inferior a los futuros, lo cual indica que el mercado está “apretado”. En la actualidad, esta situación se da para los contratos superiores a tres meses plazo.

Pero esta estrechez del mercado va a ceder, y dará paso a más holguras que, a la vez, debieran derivar en una baja del precio.

Hasta septiembre pasado, el mercado del cobre estaba en déficit, con un balance negativo de 140 mil toneladas de refinado, indican las últimas estadísticas del Grupo Internacional de Estudios del Cobre (ICSG, en inglés). Los inventarios globales también se redujeron en ese período, en 98 mil toneladas.

Pero “el consenso general es que desde el año próximo en adelante el mercado entrará en un período de superávit”, sostiene un reciente informe del banco ABN AMRO. “Un mercado fundamentalmente saturado de oferta en 2014 y 2015 limitará cualquier alza significativa del precio del cobre”, agrega en el documento.

A esa percepción contribuirá el aumento de producción en minas de todo el mundo.

La cotización del metal rojo también enfrentará otras limitantes. La menor demanda prevista para China hacia el segundo semestre es una de ellas, asegura Colin Fenton, economista jefe de commodities de JPMorgan, en un comentario enviado a sus clientes en las últimas semanas.

Otro elemento poco comentado que contribuirá a reducir los precios tiene que ver con el mercado secundario en China.

El año pasado, cuando el cobre coqueteaba con los US$ 3 por libra, fue un faltante de chatarra del metal en China el que empezó a paralizar -literalmente- la actividad de las fundiciones.

Pese a que la economía en general se desaceleraba, importantes fundiciones del país, como los gigantes Jiangxi y Yunnan, anunciaron que tendrían que disminuir o detener su producción debido a la falta de insumos.

La escasez produjo que se encarecieran los cátodos, lo cual fue capaz, al menos en parte, de reavivar la cotización.

Lo que en marzo pasado se le pagaba a una fundición china por refinar mineral de cobre equivalía a unos US$ 60 por tonelada. En julio, ese valor superó los US$ 200 por tonelada y actualmente se mantiene en torno a los US$ 180 por tonelada, según los datos de Bloomberg.

Fenton, que llamó la atención sobre esto hace seis meses, predice que la situación se va a relajar.

“El mercado de cátodos de cobre ya está estrecho, pero prevemos que los cuellos de botella de las fundiciones chinas se van a relajar en el segundo trimestre de este año, conforme la capacidad china aumente”, comenta Fenton.

Algunos riesgos que podrían reducir más el precio son que el crecimiento chino fuera inferior al rango de 7% a 8% que se estima en general y que la muy incipiente reactivación de la economía de la eurozona se revirtiera. Otro, en el mercado financiero, es que los inversionistas pierdan interés en el cobre como clase de activo y retiren fondos, advierten los analistas.

Los eventos que podrían apuntalar un precio fuerte este año son la materialización del reciente anuncio de la Reserva Estatal de China, que planea comprar 300 mil toneladas de cobre; mejores señales del sector construcción en Estados Unidos y Europa; un crecimiento chino más sólido que el previsto, y una baja aversión al riesgo por parte de los inversionistas.

En 2015 será mejor

Según la mayor parte de las estimaciones que recabó Bloomberg, el precio se va a recuperar en 2015. El sondeo da un promedio de US$ 3,22 la libra, con puntas de US$ 4,31 y US$ 2,85 la libra.

En general, se considera que en la segunda mitad de esta década la cotización del cobre “rebotará fuertemente, dada la fortaleza de la demanda de los mercados emergentes y el requerimiento de mayores incentivos de precio para el desarrollo de nuevas minas”, explica un informe de Patricia Mohr, de Scotiabank.

La brecha que los emergentes deben acortar con el mundo desarrollado es enorme. Por ejemplo, sólo 81 personas tenían un auto en 2012 por cada mil personas, comparado con 794 en Estados Unidos, recalca Mohr.

“La demanda por cobre en el largo plazo seguirá siendo relativamente fuerte, impulsada por el crecimiento de nuevas áreas en torno al usuario final”, coincide ABN.

Comentarios

Conectate con