x

Codelco: ¿Son un negocio las fundiciones?

Las instalaciones de este tipo con las que cuenta la minera no están contribuyendo a engrosar sus utilidades, sino al revés.

(Pulso) La semana pasada, Codelco recibió un mazazo proveniente de otra entidad del Estado: la Superintendencia de Medio Ambiente. El organismo fiscalizador solicitó la clausura de la fundición Ventanas por no cumplir con las normas básicas para su funcionamiento, aunque el Tribunal Ambiental rechazó la medida.

El hecho reabrió el debate sobre la importancia que tienen para Codelco estas instalaciones, que consumen mucha energía, son contaminantes y tienen costos de operación elevados.

Durante los últimos quince años y a nivel mundial, los cargos por fundición han sido muy bajos, lo que ha generado que estas instalaciones operen, en el caso de Codelco, por sobre los costos internacionales. En otras palabras, a la estatal le ha resultado más caro realizar ese proceso en Chile que si hubiera optado por proveedores internacionales. O más claro: ha perdido plata.

Las fundiciones permiten a una minera exportar cátodos en vez de concentrado, lo que tiene un valor m´s alto en el mercado y que a su vez da mayor valor agregado al producto que se exporta. Pero estas unidades tienen dos inconvenientes: consumen mucha energía (hoy muy cara) y generan emisiones de dióxido de azufre y arsénico, lo que ha sido regulado con una nueva normativa que entrará en vigencia.

En el caso de Codelco, a la merma en ingresos se suman las inversiones necesarias para ajustarse a la nueva normativa de emisiones. Por este ítem, la estatal deberá invertir US$1.000 millones en sus cuatro fundiciones (Chuqui, Potrerillos, Ventanas y Caletones), justo en medio de la urgencia por recursos que tiene la corporación para poder concretar sus proyectos estructurales.

Según el ministro de Minería, Hernán de Solminihac, existe un valor estratégico en la exportaciones de cátodos de cobre en vez de concentrado, lo que significa que, aunque en algunos períodos se pierda plata con ellas, es necesario mantenerlas.

“Somos un país minero, un país que exporta cobre a través de cátodos y concentrados y, por tanto, las fundiciones son muy importantes para poder exportar cátodos, que es una característica muy importante por los premios que obtiene el cobre chileno en el mercado internacional y por el nivel estratégico que puede tener Chile en el futuro en la producción de cátodos. Pero, obviamente, en ciertas épocas y dependiendo del mercado internacional puede ser más rentable o menos rentable (…), pero es obvio que es bueno tener fundiciones para que en el futuro tengamos un mercado competitivol”, señaló.

Aún así, dos de los principales nuevos proyectos estructurales de Codelco -Andina 244 y RT Sulfuros- prescinden de este proceso, pues consideran como producto final el concentrado de cobre. A nivel nacional, mientras el concentrado de cobre representó el 2012 el 62% de la capacidad de producción de cobre mina, para el año 2022 su participación crecería hasta el 84%. Todo, en detrimento de los cátodos de cobre.

“Por supuesto que son un negocio estratégico. Nosotros miramos este negocio más allá de las variables comerciales del corto lazo. Eso significa tener una mirada estratégica. Estamos anticipando que las condiciones de mercado van a ser distintas a las condiciones de las que hemos sido testigos en los últimos años”, añadió el presidente ejecutivo de Codelco, Thomas Keller.

Comentarios

Conectate con