Minería alerta a consecuencia de negociación en Escondida

Ejecutivos dicen que lo que pase en la mina de cobre más grande del mundo servirá de piso para el diálogo que viene.

Los efectos de una posible paralización en la mina de cobre más grande del mundo, Escondida, no sólo tienen en alerta al mercado por lo que pueda pasar con la cotización de cobre, sino también a otras firmas mineras en Chile y el resto del mundo.

La razón apunta a que, según ejecutivos y sindicatos mineros en Chile, lo que pase con esta negociación marcará un referente para todo el resto de los procesos de fijación de sueldos que quedan este año. Más aún tomando en cuenta que con los altos niveles de precio del cobre, los sindicatos mineros buscan tener beneficios adicionales por este concepto.

En el caso de Escondida, las principales diferencias entre los empleados y la minera se producen porque los trabajadores piden un reajuste de 13% de su sueldo base, más un aumento de 5% en las asignaciones de zona; es decir, un alza de cerca del 20% de las remuneraciones efectivas.

También piden un bono por precio del cobre y término de negociación por $16 millones.

En tanto, la empresa puso como piso para negociar el contrato colectivo vigente que contempla bonos y adelanto de gratificaciones por un total de $4,5 millones y un reajuste de 1,5%.

Según un alto ejecutivo del sector, lo que pase en Escondida tendrá un fuerte impacto en Codelco Norte y Andina, las negociaciones que vienen.

Los trabajadores de ambas divisiones han reconocido que las peticiones y los logros de la negociación en Escondida serán un referente para sus peticiones. Por eso es que, desde la industria, se asegura que esta negociación debe ser “responsable”.

Este año quienes también deberán enfrentar procesos de negociación con sus sindicatos son Codelco Norte, Andina, Cerro Colorado y la fundición Altonorte de Falconbridge.

Ayer Escondida retomó las negociaciones con los trabajadores, tras solicitar los “buenos oficios” a la Inspección del Trabajo, que nombró como mediador a Alexis Muñoz. De no llegar a un acuerdo, la huelga legal se haría efectiva el próximo lunes. Quienes conocen de las negociaciones, aseguran que la empresa está dispuesta a ceder para entregar beneficios por el precio del cobre, aunque en el tema del alza de los sueldos la postura es más dura. En caso de darse la huelga, la minera busca alternativas para paliar una brusca caída de producción.

Utilizar reservas para las plantas y trabajar con empleados externos, supervisores o no sindicalizados son parte de sus alternativas, aunque se aclara que esto no puede mantenerse por un tiempo prolongado de paralización de actividades.

El mercado está atento a Chile
“Todo el mundo está mirando la situación en las minas de Chile con cuidado, porque es lo más importante que ocurre en este momento en el mercado del cobre”, afirmó el analista senior de metales de Metal Bulletin en Londres, Andrew Cole.

De acuerdo con el experto, si bien lo que sucederá con la huelga de los trabajadores de Escondida “es difícil de predecir”, en relación con el derrumbe de Codelco estima que los problemas podrían persistir por algo más que un mes.

La preocupación de Cole se basa principalmente en lo acotado que actualmente se encuentra el mercado, debido a los bajos inventarios que exhibe la Bolsa de Metales de Londres (BML) y a la fuerte demanda no satisfecha.

De hecho, el analista sostiene que “la actual situación que ocurre en las minas de Chile no será resuelta por el mercado. Si la Bolsa de Metales de Londres ve reducidas sus existencias, el mercado se vuelve aún más apretado y se agrava la situación”.

Agrega que, por lo mismo, “el mercado está atento a Chile pero también tiene un ojo puesto en la BML por los bajos niveles de los inventarios. Al tener pérdidas de envíos desde Chile el mercado podría apretarse aún más y si la huelga de Escondida se alarga las existencias se reducirán”, enfatiza.

En cuanto a expectativas para el precio del metal rojo, Cole no descarta que éste pueda escalar incluso sobre los US$ 4 la libra. “El cobre puede subir sobre los US$ 4 la libra. Estamos frente a una corrección y cada nuevo conflicto puede llevar los precios en esa dirección”.

¿Nuevo escenario?
Pero si bien los precios del cobre permanecen altos y podrían subir aún más, el analista explica que existen diferencias respecto del período anterior a que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos alertara sobre amenazas inflacionarias y diera señales de alzas de tasas.

“La diferencia respecto de lo que pasó antes, es que estuvimos preocupados por la inflación, pero en mayo y junio se convirtieron en tensiones demasiado importantes. Ahora el mercado reconoce que en Chile hay elementos que hacen subir los precios, pero todavía hay preocupación por la economía (de EE.UU.)”, sostiene.

En cuanto al fuerte consumo, Cole pronostica que la demanda de China debiera incrementarse durante este segundo semestre de 2006, debido al fuerte crecimiento que exhibió el gigante asiático.

Ello a diferencia de quienes estiman que, por el contrario, el consumo de cobre debiera registrar un descenso en dicho país por las presiones que recibe el gobierno para restar estímulo a la intensidad en el crecimiento de la economía.

Fuente / El Mercurio-Diario Financiero

Comentarios

Conectate con