Cochilco anuncia investigación para aclarar accidente en Chuquicamata

Durante primer semestre los envíos fueron de US$ 16.608 millones, registrando un incremento de 58% respecto a igual periodo del año 2005

Un nuevo actor se sumó este lunes a la polémica por el accidente que en estos días le está costando varios miles de toneladas de cobre en pérdidas a la estatal Codelco en su yacimiento Chuquicamata.

La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) anunció el inicio de una investigación para determinar las responsabilidades por el desprendimiento de roca de una de las paredes de esa mina hace una semana.

El vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Eduardo Titelman, dijo que como organismo fiscalizador de la minera esperarán a que la cuprífera culmine su informe -lo que debe ocurrir entre esta semana y la próxima- para iniciar un trabajo propio de auditoría en la División Norte, proceso que también mirará la gestión y las decisiones en torno a esa inversión en particular.

En todo caso, Titelman explicó que el alcance exacto de la investigación dependerá del estudio que emane de la compañía, la que el jueves pasado, tras finalizar una reunión de directorio, comprometió un análisis definitivo antes de 10 días.

Hasta ayer la falla ya costó a la firma 8 días de menor producción, lo que a un ritmo de 1.000 toneladas menos de cobre fino por día -como reconoce la estatal en sus informes a la autoridad-, ya le significa una menor producción valorada en US$ 62,8 millones. Esto, considerando un precio de la tonelada a US$ 7.850,5, de acuerdo a la información de la Bolsa de Metales de Londres.

Defensa
Ayer altos ejecutivos de la estatal continuaron señalando que aún no es posible determinar el monto exacto de las pérdidas que tendrá la firma por este accidente, aunque hay quienes comenzaron a criticar la falta de información que la estatal está proveyendo al mercado.

El diputado Felipe Ward (UDI), dijo que envió el viernes una carta a la compañía pidiendo mayores antecedentes sobre el tema, principalmente porque ha tenido contactos con los sindicatos, que han manifestado su preocupación por el impacto que tendrá el accidente en sus remuneraciones. Esto, ya que una proporción de sus sueldos está asociada a bonos de productividad que ahora no podrán cumplirse.

Por otro lado, hay quienes también comenzaron a mirar las responsabilidades en la materialización del proyecto, ya que según Ward con anterioridad los mineros habían advertido sobre eventuales riesgos. “Claramente habría ejecutivos que tendrían que irse para la casa”, sentenció el parlamentario por la zona.

Al interior de la cuprífera altas fuentes señalaron ayer que “aquí no hay culpa de nadie. La minería es una actividad que tiene un cierto nivel de riesgos, en todo proyecto se toman medidas de seguridad. En el caso de la caverna de Chuquicamata se tomaron medidas, se hicieron inversiones, se reforzaron las paredes con grandes pilares de cemento y redes de acero, se estudiaron y se monitorearon permanentemente las variables geomecánicas”.

Trabajadores
En tanto, la Federación de Trabajadores del Cobre, que agrupa a todas las divisiones de Codelco, está decidida a pedir explicaciones a la administración de la estatal por el derrumbe.

“Contrataremos una auditoría técnica externa que diga por qué ocurrió este accidente, por qué estamos en esta situación y por qué se produce este tipo de cosas”, dijo a La Tercera el presidente de la FTC Raimundo Espinoza.

Fuente / Diario Financiero – La Tercera

Comentarios

Conectate con