Revista Minería Chilena Nº444

junio de 2018

Norte Abierto: los primeros pasos de un proyecto conjunto

La iniciativa de Barrick y Goldcorp destinará algo más de US$20 millones en 2018 y del orden de US$200 millones en tres años, principalmente en estudios y campañas de exploración.

Fotografía: Gentileza de Norte Abierto.

Hace un año Barrick y Goldcorp anunciaron un acuerdo para consolidar sus proyectos auríferos Cerro Casale y Caspiche, de manera de aprovechar sinergias. El joint venture, que fue lanzado bajo el nombre de Norte Abierto, se encuentra en la etapa de actualización del modelo geológico, previéndose el inicio del estudio de prefactibilidad para este año, el cual se espera esté listo a fines de 2019.

Los detalles los entregó Carlos Muñoz, gerente de Sustentabilidad de Norte Abierto, en compañía de Cristián Saavedra, superintendente de Comunidades y Comunicaciones, y Cristóbal Correa, gerente legal.

Las principales actividades que estarán desarrollando este año incluyen sondajes para confirmar la información geológica de los yacimientos (Cerro Casale, Caspiche y Luciano); estudios de ingeniería para el suministro de energía, el abastecimiento hídrico (incluyendo la opción de agua de mar), el modelo minero-metalúrgico, así como el inicio del estudio de prefactibilidad; y la elaboración de la estrategia medioambiental, de permisos, relacionamiento comunitario y comunicacional, además de comenzar con diálogos abiertos y el estudio de línea base.

Para este ejercicio está previsto invertir algo más de US$20 millones en el desarrollo de esta fase, y una suma del orden de US$200 millones en tres años en la continuación de estudios y campañas de exploración.

Puntos en evaluación

Los estudios de ingeniería involucran la manera en que será optimizada la infraestructura, lo que –todo indica- comprendería una concentradora común, cuya ubicación y diseño deben ser estudiados. Junto con ello, se evaluarán alternativas de manejo de relaves (considerando los espesados o en pasta), la automatización de procesos y posibles salidas del producto, es decir, puerto. Sobre este último punto, Muñoz hizo ver que existe uno definido en la RCA de Cerro Casale –ya aprobada–, pero se están mirando otras opciones también.

Consultado por la presentación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA), el gerente de Sustentabilidad indicó que no sería antes de 2020. Puntualizó que está la posibilidad de tomar la RCA autorizada de Cerro Casale y actualizarla, o presentar un estudio totalmente nuevo.

En cuanto a las comunidades, Cristián Saavedra sostuvo que éstas tienen la expectativa de participar más activamente en la prestación de servicios y la creación de empleos que se generen a partir de la materialización de la iniciativa.