¿Cómo son las mujeres que trabajan en minería?

Procedencia, edad, nivel de estudios, experiencia, cargo y su percepción sobre el impacto –positivo y negativo– de trabajar en esta industria son parte de los factores que se midieron para construir este primer perfil de la mujer que se desempeña en el sector.

Las mujeres que trabajan en la minería tienen un alto grado de especialización, un gran porcentaje de ellas tiene estudios universitarios y un tercio ha hecho posgrados; sin embargo, ello no se refleja en los cargos que ocupan, pues la mayoría se desempeña como profesional de proyecto o en cargos de rango medio. Ésa es una de las principales conclusiones de un estudio realizado por la consultora Vantaz y la agrupación Women in Mining (WIM) Chile, a partir del cual se construyó el primer perfil de la fuerza laboral femenina existente en el sector.

Sobre la base de una encuesta realizada a las socias de WIM Chile, que respondieron cerca de 400 mujeres, se pudo establecer su perfil socioeconómico, su nivel de responsabilidades en el ámbito laboral, sus motivaciones para trabajar en minería y su proyección respecto del sector.

Rol de la mujer

De acuerdo con el reporte, sólo un 26% de las mujeres que trabajan en minería está en cargos de responsabilidad: un 16% se desempeña en jefatura, coordinación y supervisión; un 7% en gerencia y subgerencia; y apenas un 3% ocupa un puesto en directorios.

Si bien un 30% de las encuestadas declara tener trabajadores bajo su responsabilidad, la gran mayoría (84%) está a cargo de menos de 25 personas. Sólo un 10% tiene bajo su supervisión a más de 50 empleados.

“En los cargos que conllevan un mayor grado de responsabilidad, se observa una disminución de la participación femenina, lo que deja ver una fuerte división de género en los cargos de trabajo, evidencia de una industria altamente masculinizada”, indica Juan Cariamo, socio de Vantaz.

Estudios y experiencia

Un 49,3% de las consultadas cuenta con estudios universitarios y el 32% tiene posgrado. El área de estudios principal está vinculada con Ciencias Físicas y Matemáticas (63,7%), seguida a distancia por las Ciencias Económicas y Negocios (12,1%).

En cuanto a la experiencia laboral, un 76% posee menos de 13 años trabajando en la industria minera, en tanto que un 4,2% se ha desempeñado en el sector por más de dos décadas.

La mayoría sostiene que trabajar en la industria les ha impactado positivamente, porque les ha permitido acceder a bienes y servicios que otro sector no les brindaría. Desde el otro lado, la lejanía de la familia y el sistema de jornada laboral figuran como factores negativos.

Según el estudio, nueve de cada diez mujeres se proyectan trabajando en el sector. Dentro de este grupo, un 61% dice que le apasiona la minería y que esta actividad les permitirá crecer profesionalmente, mientras un 22% destaca el acceso a una mejor calidad de vida.

Con todo, “casi un 80% dice que no se siente desafiada por la industria”, observa Claudia Monreal, presidenta de WIM Chile. “Es necesario que las compañías nos entreguen más responsabilidades, porque ésa es la única manera de que permanezcamos por más tiempo en el sector”, concluye.

Perfil socioeconómico de la mujer minera

– Un 78% proviene de las zonas norte y central del país.

– Un 42% tiene entre 35 y 44 años.

– Un 52% se declara soltera.

– Un 57% es madre. Dentro de este grupo, un 81% tiene uno o dos hijos.

– Un 64% comparte la crianza y las labores del hogar con la pareja.

– Un 49% posee estudios universitarios y un 32% tiene posgrado.