Revista Minería Chilena Nº442

abril de 2018

Exploración mundial repuntó en 2017 tras cuatro décadas de caídas

El monto destinado a la exploración de minerales no ferrosos fue de US$8.400 millones el pasado ejercicio, y para este año se prevé un alza de entre 15% y 20%. Chile concentró cerca del 8% de estos dineros.

“El escenario se aprecia mejor para la exploración minera”, es el comentario con el que parte la última edición del informe Tendencias de la Exploración Mundial (World Exploration Trends), que todos los años se entrega en la Convención de la Prospectors & Developers Association of Canada (PDAC).

Según los antecedentes recogidos en este estudio, que elabora S&P Global Market Intelligence (tras adquirir SNL Metals & Mining) y considera la información de más de 3.000 compañías, el presupuesto global para la búsqueda de minerales no ferrosos revirtió en 2017 la tendencia a la baja que venía mostrando –con cuatro años consecutivos de caídas– al sumar unos US$8.400 millones, frente a los US$7.300 millones de 2016.

Si bien la cifra está lejos del récord histórico de US$21.500 millones de 2012, cuando la industria vivía el auge de los precios de estos commodities, para los analistas estos resultados reflejan que hay espacio para seguir mejorando.

De hecho, el documento añade que dada la favorable tendencia mostrada por la cotización de los metales, la cifra podría volver a aumentar este año, entre un 15% y 20%, y con más énfasis en la actividad exploratoria orientada a fases iniciales, apunta el reporte.

Chile y América Latina

Ratificando el potencial minero de Chile, nuestro país se ubica entre los cuatro principales destinos mundiales para la actividad exploratoria de minerales no ferrosos, con cerca del 8% de la inversión global realizada el pasado ejercicio.

El ranking mundial lo encabeza una vez más Canadá (13,8%), tal como ha venido ocurriendo ya por 16 años, con Ontario y Quebec como sus provincias más atractivas. Australia le sigue de cerca (13,6%), siendo el territorio de Australia Occidental el que impulsa este dinamismo (65% del presupuesto total país). Estados Unidos ocupa el tercer lugar (7,7%), con Nevada, Arizona y Alaska como los estados más proclives a la minería. Más atrás se ubican Perú (7%), México (6%) y China (5%).

En cuanto a la distribución del presupuesto mundial por regiones, América Latina lidera, con seis países concentrando el 91% de este gasto: Chile, Perú, México, Brasil, Argentina y Colombia.

Respecto al foco de la actividad exploratoria, el oro continúa atrayendo los mayores presupuestos, pero se destaca un repunte en los activos de metales base en el segundo semestre de 2017. Como resultado de esto, “nuestras mediciones de la actividad en el sector de exploración alcanzaron niveles no vistos desde principios de 2013”, señala S&P Global.

El estudio sostiene que ya a principios de 2016 se apreciaban dos importantes señales positivas para la recuperación de la actividad exploratoria: el precio de los metales comenzó a repuntar, aportando más flujo de caja a los productores para apoyar la búsqueda de nuevas reservas mineras; en tanto que el financiamiento, que es el combustible que alimenta a la mayoría de las compañías junior, volvió a tomar fuerza, inyectando nuevas esperanzas a este deprimido sector.

No obstante, estas mejores condiciones no alcanzaron a verse reflejadas en los presupuestos de exploración para ese año. “Las compañías junior e intermedias vieron mejorar su capacidad para recaudar fondos (destinados a exploración) después de marzo de 2016”, detalla el informe.

Auge en litio y cobalto

“Impulsadas por la creciente demanda de baterías recargables y el aumento en los precios de los metales empleados en estas fuentes de energía, numerosas empresas junior cambiaron su enfoque de exploración en 2017, aumentando drásticamente el gasto en la búsqueda de cobalto y litio”, destaca el informe Tendencias de la Exploración Mundial.

La investigación identificó 136 compañías que destinaron casi US$157 millones para la exploración de litio en 2017, más del doble que lo anotado en 2016. El cobalto también tuvo un fuerte aumento, con 52 compañías que asignaron US$36 millones a la búsqueda de este recurso, más de cuatro veces el presupuesto del ejercicio anterior.