Revista Minería Chilena Nº442

abril de 2018

Daniel Malchuk en PDAC: Aprovechar la tecnología para innovar en exploración

El presidente de Operaciones Américas de BHP expuso sobre los desafíos del sector en la reciente convención internacional de exploradores, realizada en Canadá.

“Determinar los objetivos de exploración es un desafío clave de nuestra industria, que tiene una gran potencial de verse beneficiado por la tecnología”, señaló Daniel Malchuk, presidente de Operaciones Américas de BHP, en la presentación realizada como uno de los de los oradores principales de la Convención 2018 de la Prospectors & Developers Association of Canada, PDAC.

“Como todos sabemos, la exploración siempre ha sido y seguirá siendo fundamental para generar ganancias superiores en el largo plazo (a las compañías mineras). Pero cada vez está siendo más difícil encontrar yacimientos del tamaño y calidad que nuestros altos estándares demandan”, sostuvo el ejecutivo chileno, en la sesión inaugural del mayor encuentro internacional de esta disciplina.

Hizo hincapié en que hoy en día es más probable encontrar depósitos cerca de la superficie en regiones consideradas menos maduras en términos de actividad minera, “donde generalmente no hemos estado presentes y, a veces, no ofrecen el nivel de gobernabilidad y transparencia que requerimos para operar exitosamente”.

Por el contario, acotó, en las regiones maduras, bien establecidas y exploradas, y políticamente estables, los nuevos yacimientos suelen encontrarse a mayor profundidad, siendo más complejos de identificar y minar.

“Esto muestra que el trayecto desde la exploración hasta la operación (de un yacimiento)  es más desafiante que nunca”, dijo. Pero acto seguido, hizo notar que la industria no tiene por qué limitarse a aceptar esta situación: “Podemos usar la tecnología para innovar y superar este desafío”.

Uso de la tecnología

Malchuk comentó que en el caso de los programas de exploración greenfield para cobre, BHP está preparada para aprovechar los beneficios del aprendizaje automático, para ayudar a sus equipos a tomar las mejores decisiones. “Usamos nuestra amplia base de datos de exploración –que cuenta con información de más de cien años– para diseñar complejos algoritmos, que nos permitan identificar mejor las áreas con capacidad de desarrollar en forma rentable un depósito de clase mundial”.

Asimismo, indicó que emplean otras tecnologías inteligentes en sus trabajos de exploración, como análisis de circón y estudios sísmicos de roca dura, con el objetivo de estar siempre “un paso adelante”.

Daniel Malchuk sostuvo que la industria minera debe liderar la innovación, para continuamente mejorar su productividad y prosperidad. Y reiteró que la exploración es un área relevante donde se puede avanzar en esta línea.

Aprender las lecciones

El ejecutivo también enfatizó en su ponencia que las posibilidades de progreso nunca deben ser asumidas como garantizadas, citando como ejemplo la experiencia de lo ocurrido con la industria del salitre en Chile durante el siglo pasado.

Por ello, agregó que para construir un éxito sustentable y perdurable en el tiempo, la industria minera debe ir al ritmo de los avances tecnológicos, fomentándolos, liderándolos y adaptándose a ellos.

Asimismo, dijo que esto debe ir a la par del diálogo con los stakeholders relevantes. “Mientras trabajamos arduamente para ser más productivos y crear valor para nuestros accionistas, debemos equilibrar este enfoque trabajando en asociación con las comunidades locales y los gobiernos de los países anfitriones”, apuntó.

“Necesitamos dedicar más tiempo y poner más esfuerzo en comprender el impacto de nuestra de nuestras interacciones y en dar forma a nuestras actividades, para fortalecer las sociedades, las economías y el entorno de las comunidades en donde operamos, así como de la sociedad global”, señaló el ejecutivo, destacando que la industria en su conjunto ha comenzado a pensar en forma más holística. Pero estimó que se requiere hacer más.

En este sentido, planteó la necesidad de adoptar estándares que sirvan de ejemplo para otras industrias; no sólo porque sea políticamente correcto o por buenas relaciones públicas, “sino porque también es positivo para los negocios”.

Y reiterando la experiencia de la industria del salitre en Chile, Malchuk concluyó que para dar forma al futuro, se deben encarar los errores del pasado: “Debemos evaluar francamente nuestros fracasos y abrir nuestros ojos a las infinitas oportunidades del futuro. Y no sólo ver estas oportunidades, sino que comprenderlas y abrazarlas por completo”.