Revista Minería Chilena Nº442

abril de 2018

Caserones: Superando las dificultades iniciales

Bajas leyes de mineral, complejidades climáticas y en su puesta en marcha, así como cambios en su plana mayor, han marcado el rumbo de esta operación minera de la Región de Atacama.

Con anuncios de cambios de alto nivel comenzó el año para SCM Minera Lumina Copper Chile (MLCC), propietaria de Caserones. Y es que de forma inesperada para gran parte del sector, la empresa dio a conocer el nombramiento de Hugo Herrera como nuevo gerente general y COO de la compañía, y de Takayasu Kashimura como nuevo presidente ejecutivo (CEO).

Ambas designaciones reemplazan al polaco Maciej Ściążko, quien se desempeñaba como presidente ejecutivo y gerente general de MLCC desde agosto de 2016, y quien previamente estuvo a cargo de Sierra Gorda SCM.

En relación a los dos nuevos ejecutivos que arribaron a Caserones -operación ubicada en la Región de Atacama y la primera en Chile controlada por capitales japoneses-, se destaca la vasta experiencia y trayectoria que ambos poseen en el sector minero.

En el caso de Takayasu Kashimura, de nacionalidad japonesa, cuenta con una licenciatura en Economía Política de la Universidad de Waseda, Tokio, y posee más de 37 años de experiencia, principalmente en abastecimiento y ventas de metal en JX Nippon Mining & Metals Corp. Durante su carrera se desempeñó como gerente general de las empresas del grupo en varios países, entre ellos, China, Taiwán, Malasia y Chile. En junio de 2017 asumió como presidente del Directorio de MLCC.

Por su parte, Hugo Herrera, de nacionalidad chilena, es ingeniero metalurgista con un MBA de la Universidad de Tulane (Estados Unidos) y también de la Universidad de Chile. Posee más de 35 años de experiencia en minería, y se desempeñó como asesor en JX NMM Oficina de Chile, gerente general en Teck Quebrada Blanca, y gerente general en Teck Carmen de Andacollo, entre otras posiciones.

Cabe recordar que el proyecto Caserones fue liderado durante su desarrollo y construcción por Nelson Pizarro. Tras su alejamiento para asumir el mando de Codelco, en 2014, fue reemplazado por Rodrigo López, quien se mantuvo durante dos años en la presidencia ejecutiva y gerencia general de la nueva faena de cobre. En este periodo le tocó lidiar con una compleja puesta en marcha.

Barreras sorteadas

Desafiantes bajas leyes de mineral, un emplazamiento a gran altura y cuellos de botella que afectaron su línea de sulfuros, junto con una entrada en operación en medio de un período de bajos precios del cobre, son parte de las dificultades que ha debido enfrentar esta operación minera, variables que impactaron en el cumplimiento de la producción de diseño.

A dichos obstáculos iniciales, se sumaron las complejidades climáticas como las nevazones que afectaron a la operación durante el invierno de 2017, dañando tres torres de transmisión eléctrica, interrupción que significó pérdidas por 10.000 toneladas de cobre fino, equivalentes a un mes de producción. Tras esta emergencia, en la minera efectuaron revisiones de la línea de transmisión y reforzaron las instalaciones con mayor exposición a condiciones climáticas extremas.

Por otra parte, y al igual que las demás compañías mineras, en Caserones también aplicaron medidas de control de costos a raíz del desplome de los precios de los commodities, las cuales durante el proceso de transformación de los años 2016 y 2017, implicaron recortes por US$110 millones, lo que equivalía a aproximadamente un 15% de su costo base.

Para lograr lo anterior, la compañía impulsó una serie de iniciativas monitoreadas y auditadas, que incluyeron renegociación de contratos y otras de ahorro, apalancadas en la oferta de servicios recibidos y demandados.

Programa de fortalecimiento

Cabe señalar, también, que en 2016 Caserones introdujo un programa de fortalecimiento de su competitividad, trabajando en conjunto con una empresa consultora internacional, a fin de promover la estabilización de la operación a plena capacidad, como también la reducción de costos. Rápidamente hubo una mejora en el flujo de caja, como consecuencia del cambio de proveedores, entre otras medidas. Sin embargo, el impacto en la operación, en lo que respecta a producción y costos operacionales, se demoró con respecto al plan, según lo indicado por la minera.

Desde la empresa comentan que en la actualidad el programa antes mencionado está concluyendo, haciendo indispensable poner foco en el mejoramiento y fortalecimiento de la operación.

Para este año la meta de producción de Caserones es de 150.000 toneladas de cobre fino.