“La principal tendencia en el desarrollo de equipos y soluciones para minería subterránea es la de alejar a los operadores de tareas peligrosas o de ambientes adversos y/o contaminados, y además mejorar la calidad de los puestos de trabajo. Por este motivo vemos un creciente uso de equipos teleoperados y automatizados”, indica Javier Ruiz del Solar, director ejecutivo del Centro Avanzado de Tecnología para la Minería (AMTC por su sigla en inglés).

Esta visión es compartida por algunos de los principales proveedores de equipos para el sector.

Es el caso de Julio Morales, director de Tecnología e Innovación de Komatsu, para quien las aplicaciones de control remoto y de autonomía son cada vez más requeridas, con el objetivo de aumentar la seguridad de las personas. A esta tendencia suma el gigantismo en todos los modelos, en términos de tamaño y productividad.

Martín Pierola, gerente de Minería Subterránea de Finning también afirma que la minería subterránea está demandando soluciones en equipos y tecnología que permitan aumentar los niveles de seguridad y productividad de sus operaciones unitarias. “Aislar a las personas de los riesgos propios del trabajo bajo tierra, garantizar la continuidad operacional y minimizar los costos de desarrollo, preparación y extracción de mineral, son los elementos claves demandados por la industria, y sobre los cuales diseñamos nuestra propuesta de equipos, tecnología y servicios”, puntualiza.

Otra prioridad es la que manifiesta José Hermes Sánchez, gerente de Línea de Negocio – Equipos Subterráneos Sales Area, Andean & South America de Sandvik, para quien actualmente se busca priorizar las tecnologías de recursos renovables, enfocadas al menor uso de combustibles fósiles.  “Al momento hemos visto un importante empuje en energías limpias, como el uso de baterías en los cargadores y en los jumbos. Esto para disminuir la contaminación en interior mina y reducir sus costos asociados en el desarrollo de las operaciones subterráneas”, comenta.

Así también lo plantea Paula Boné, gerente de Negocios Minería Subterránea de Epiroc Chile (ex Atlas Copco), quien resume los principales focos en: equipos ergonométricos, compactos, full tecnología y más automatización.

Líneas de avance

Respecto de los avances en estos últimos ámbitos, Javier Ruiz del Solar señala que en minería subterránea la principal línea de avance se refiere a la utilización de cargadores frontales de bajo perfil (conocidos como LHD) semiautónomos y al uso de martillos picadores teleoperados. Adicionalmente, agrega que en la actualidad existen desarrollos que buscan teleoperar y automatizar parcialmente tareas de perforación y de tronadura. También menciona esfuerzos para buscar soluciones semiautónomas a la colgadura de puntos de extracción en block caving.

“En un ámbito más relacionado con la digitalización, existen esfuerzos tendientes a la utilización de redes de sensores e Internet de las Cosas para comunicar equipos mineros y sensorizar las minas. Con esto se busca tanto aumentar la seguridad de la operación como utilizar técnicas de big data en la toma de decisiones”, añade.

Mineria Subterranea

Los fabricantes destacan que existe una diversidad de yacimientos que están iniciando el traspaso de sus operaciones desde rajo abierto a minería subterránea, como Chuquicamata.

 

Consultado por lo abiertas que son las faenas del país para incorporar estas nuevas soluciones, el experto del AMTC estima que las operaciones subterráneas chilenas utilizan soluciones bastante sofisticadas de automatización y teleoperación. “Entre éstas posee una posición destacada la División El Teniente, de Codelco, que se ha transformado en líder mundial en la utilización de estas tecnologías”, resalta.

Paula Boné agrega que si bien en los últimos años se ha avanzado en el camino de la tecnología y automatización, todavía falta mucho por recorrer. “Hoy en día el foco está en desarrollar la infraestructura Wifi e ‘iluminación´ de las operaciones subterráneas. Esto permitirá poder gestionar de mejor manera los recursos asociados a un área específica con control en línea”, postula.

José Hermes Sánchez acota: “Introducir nuevas tecnologías en el mercado es sencillo, siempre que los resultados sean palpables en las operaciones del día a día”.

En ese sentido, Martín Pierola considera que en Chile se está generando un ecosistema de innovación en distintas industrias, “y la minería subterránea no es la excepción”. Al respecto, subraya los esfuerzos que está haciendo Codelco en esta materia.

Desde Komatsu, Julio Morales concuerda con una visión más matizada, precisando que  la innovación en operaciones subterráneas chilenas tiene ya su tiempo, con resultados mixtos; “sin embargo, es una variable de desarrollo y de continuidad de marcha, de la mayor importancia para su viabilidad competitiva”, enfatiza.

Mercado nacional

En cuanto al peso que tiene el mercado minero subterráneo nacional para estas marcas, desde Epiroc sostienen que es muy importante y que las perspectivas son auspiciosas, “dado que hemos podido comprobar en este último tiempo la gran demanda de equipos para minería subterránea”, indica Paula Boné.

Similar es la respuesta por parte de Sandvik, dada la magnitud de las operaciones nacionales y los requerimientos que se dan en este mercado, “el cual siempre está a la vanguardia de las tecnologías empleadas en la minería”, apunta José Hermes Sánchez.

En Komatsu subrayan que este segmento toma la mayor importancia para el futuro estratégico de la compañía, dado que existe una diversidad de yacimientos que están iniciando el traspaso de sus operaciones desde rajo abierto a minería subterránea. “De hecho, se estima que para 2030 la minería subterránea representará alrededor de un 40% de la producción mundial de cobre y oro”, resalta Julio Morales.

Martín Pierola coincide en que tanto para Finning como para Caterpillar este segmento es de una importancia estratégica, por ser un mercado en crecimiento en la región y a nivel global. “Estamos trabajando firmemente para aumentar aún más nuestra presencia (en el mercado local) con nuevas líneas de equipos y soluciones tecnológicas especialmente diseñadas para minería subterránea, que ya han sido probadas en otros países mineros”, sostiene.

Novedades

La tecnología de LHD semiautónomos de CAT es una de estas innovaciones -menciona Pierola-, la que trae consigo no sólo sacar al operador de la máquina, también abre la posibilidad de incrementar los niveles de productividad, al entregarle a éste la facultad de comandar dos o tres máquinas a la vez.

En el caso de Komatsu, sus novedades tecnológicas tienen relación con las perforadoras top-hammer Montabert, equipos de carguío LHD, jumbos de perforación horizontales y radiales, así como equipos camiones dumpers. “La gran novedad que aportamos a la minería es la línea de LHD híbridos, los cuales han tenido una excelente recepción”, precisa Julio Morales.

En el portafolio de Epiroc, en tanto, Paula Boné hace notar los equipos de perforación horizontal Boomer S2 para secciones pequeñas a medianas con full automatización; los de fortificación mecanizada Cabletec M, para secciones pequeñas a medianas; los Simba S7, también plenamente automatizados; y los equipos de perforación vertical Easer L.

Finalmente, José Hermes Sánchez dice que en Sandvik siempre buscan optimizar sus equipos. “Tenemos el ejemplo del jumbo DD422iE, el cual incorpora el sistema de perforación iSure, que permite obtener la mayor eficiencia durante la perforación de la frente, pero además se ha incorporado, para el tránsito del equipo, una batería que hace funcionar un motor eléctrico, eliminando el uso del motor de combustión interna”.

El atractivo de la mediana minería

La mediana minería nacional tiene un rol importante en el mercado de equipos subterráneos, no sólo por su atractivo como nicho de negocio, sino también por su mayor  disposición a probar nuevas soluciones.

“Se aprecia un importante espacio para introducir nuevas tecnologías e innovaciones en este tipo de minas para empresas proveedoras nacionales, centros de investigación y emprendedores. Además, la realización de pruebas y pilotaje es más factible, pues el costo de alterar o incluso detener procesos o tareas es mucho menor que en el caso de las faenas de gran escala”, comenta el director ejecutivo del AMTC, Javier Ruiz del Solar.

Así también lo subraya Julio Morales, director de Tecnología e Innovación de Komatsu, explicando que en este segmento tienen la oportunidad de introducir soluciones integrales para la minería subterránea y, en conjunto con los clientes, generar las optimizaciones necesarias.

“Para nosotros la mediana minería tiene una importancia mayor -añade Martín Pierola, gerente de Minería Subterránea de Finning-, ya que por sus características de flexibilidad y búsqueda de optimización de sus procesos, nos da la posibilidad de contribuir fuertemente en esta materia. Hemos materializado alianzas con las más importantes compañías mineras de este segmento, tanto de cobre como de oro”.

Desarrollo nacional en automatización

Una de las iniciativas que impulsa el AMTC es la automatización de equipos para minería subterránea, para lo cual ha trabajado con la firma alemana GHH. “Junto a ellos hemos desarrollado la automatización de equipos LHD, la cual es aplicable también a todo tipo de vehículos en operación en minas subterráneas”, relata Javier Ruiz del Solar.

Como socios en esta experiencia, la empresa ha facilitado sus equipos para desarrollar y validar esos sistemas. “Además, GHH ha gestionado las pruebas industriales que hemos desarrollado en minas subterráneas. También cabe destacar que va a licenciar prontamente nuestros desarrollos, de tal forma de comercializarlos no sólo en Chile, sino que también en todos los países donde opera”, explica el director ejecutivo del AMTC.

LHD de GHH

AMTC y la firma GHH han trabajado en un desarrollo para automatización de equipos LHD.

 

Cabe destacar que la tecnología ha sido probada en instalaciones de la compañía minera San Gerónimo. “Fue una experiencia muy valiosa -explica Ruiz del Solar- que nos permitió, además de validar nuestras tecnologías en condiciones totalmente reales, aprender más sobre la minería de sublevel stopping y sobre la operación diaria de una mina subterránea de tamaño mediano”.

El académico añade que actualmente están ajustando temas menores de esta tecnología y que prontamente GHH comenzará su comercialización. “Hemos visto un interés importante, principalmente en empresas mineras de mediana escala”, concluye.

¿Por qué automatizar?

 

Mayor seguridad y salud ocupacional:

– Alejar a operadores de tareas peligrosas y/o ambientes adversos.

– Mejorar la calidad del puesto de trabajo.

Mayor productividad:

– Mayor precisión en tareas repetitivas

– Menores detenciones por factores ambientales

– Cambios de turno más eficientes

Menores costos:

– Mantenimiento más efectivo

– Mejor uso de insumos (combustible, neumáticos, entre otros)